Editorial

Editorial

La derecha, sin plan de gobierno

 

A  cinco meses de las elecciones generales, los partidos de la derecha, tras fracasar su estrategia internacional para inhabilitar la postulación de Evo Morales, volvieron a pelearse por la unidad, pero esta vez presionados por el reloj electoral que ahora les exige algo que no pudieron elaborar en 13 años: planes de gobierno estructurados y/o propuestas alternativas de país.

Pecados y errores de la oposición

 

La visita del secretario general de la OEA, Luis Almagro, a Bolivia ha expuesto a la luz el rostro violento e impotente de la oposición, que reaccionó con las agresiones e insultos del competidor que sabe que perderá el partido, pese a sus maniobras para ganar por “walk over”. 

Podríamos incluso afirmar que se encuentra condenada al fracaso por la consecuencia de acciones erráticas y mentirosas que han comenzado a pasarle factura.

El pueblo elabora la Agenda del Bicentenario

 

La Agenda del Bicentenario —que es el programa con miras a los 200 años de fundación de Bolivia— es elaborada por el pueblo y las organizaciones sociales de los nueve departamentos del país.

Las metas que persigue la agenda son la construcción de un país industrializado, la reducción de la pobreza, la universalización de los servicios básicos, el acceso a la salud y educación gratuitas, telecomunicaciones, seguridad alimentaria y desarrollo del aparato productivo.

El fracaso de la oposición

 

E n la psicopedagogía se suele enseñar que casi el 93% de la comunicación humana es no verbal, es decir que los gestos, las expresiones del rostro, el movimiento de las manos, de la cabeza, la postura del cuerpo, pueden decir más que mil palabras. Por ejemplo, si alguien está molesto, basta ver su mirada, su ceño o el movimiento de sus manos. 

Algo de esto ocurrió el viernes tras la reunión de los candidatos opositores Carlos de Mesa y Óscar Ortiz con el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

Los 5 fracasos de la derecha neoliberal

 

Dando portazos, con los ceños fruncidos y pateando el tablero. Así salieron los representantes de la derecha tras reunirse ayer con el secretario general de la OEA, Luis Almagro. 

Estas actitudes son naturales considerando que se trata de su quinto fracaso en el intento de sabotear la postulación de Evo Morales.
En líneas generales, la derecha usó al menos dos ejes discursivos para sus fines: que en Bolivia no hay democracia (o que este sistema está en riesgo) y que la postulación de Morales es ilegal ya que existe el 21 de febrero (fecha del referendo).

UNODC avala incineración de 104 kilos de cocaína

 

El 18-02-2002, el entonces candidato presidencial Gonzalo Sánchez de Lozada otorgó un poder irrevocable a  Carlos de Mesa, quien, ya en el Gobierno, incorporó a una mujer como Delegada anticorrupción. Sin embargo, la presencia de la dama se convirtió solo en una “fuerza moral” sin poder real ni herramientas legales suficientes para combatir con eficiencia a ese flagelo.  

El plan C de la derecha

 

A cinco meses de las elecciones generales, las encuestas muestran que Evo Morales será reelegido para la presidencia del país. Esa tendencia que se ratifica con las movilizaciones territoriales comenzó a asustar en serio a la derecha, que al presentir en su corazón una nueva derrota recurrió ayer a una de sus cartas fuertes: denunciar un posible fraude. 

Páginas