Más de cuatro países pidieron apoyo económico a Bolivia

Franz Acarapi/ Cambio

En la última década, Bolivia alcanzó niveles de desarrollo que le permitieron pasar de un Estado que recibía ayuda económica a otro al cual acudieron más de cuatro países para solicitar un crédito o financiamiento.

Así reveló ayer el vicepresidente Álvaro García Linera en el marco de la X Jornada Monetaria ‘Respuestas de Políticas en la Región en el Nuevo Contexto de Restricción Externa’, realizada por el Banco Central de Bolivia BCB), en La Paz.

La autoridad realizó un repaso a los logros económicos alcanzados por Bolivia en el último decenio, como el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, que registró un promedio anual del 5% pese al enclaustramiento marítimo del país; la reducción de la pobreza extrema de casi el 39% a 17%, y el incremento de las reservas internacionales netas (RIN), que en la actualidad son las más altas respecto al PIB entre los países de Sudamérica y otros.

“Esto ha convertido a Bolivia en un país, no voy a decir cuáles, al cual han venido varios gobiernos de América Latina a pedir un préstamo, más de cuatro gobiernos”, dijo.

Según García Linera, en épocas pasadas, Bolivia debía “limosnear créditos al mundo entero, pedir donaciones” a organismos como el Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, además de países desarrollados, entre estos Alemania, Japón, Estados Unidos, España, pero ahora resulta que “países hermanos vienen a nosotros a pedirnos crédito por la solidez de nuestra economía”.

Pese a la imagen externa que Bolivia logró consolidar en los últimos años, aún no se encuentra en situación de otorgar préstamos por ser todavía una economía pequeña y emergente que hace esfuerzos para potenciarse, precisó la autoridad.