No es una derrota para las personas con discapacidad

Jorge Medina Barra*

Al parecer llegó a su fin el conflicto entre las personas con discapacidad y el Gobierno por el bono de 500 bolivianos mensuales que exigía el sector. Pugnas internas y diferencias se han conocido en el último tiempo y fueron éstos los que, quizá, acabaron con la unidad de este sector.

 Pero considero que las personas con discapacidad no deben sentirse derrotadas, más aún cuando existe el compromiso gubernamental para atender sus demandas en materia de vivienda, trabajo, salud y otros.

 Si bien, la demanda central era el bono, me parece más importante que este sector tenga asegurado, por ejemplo, un empleo digno o bien, en todo caso, el empleo esté asegurado para su tutor o algún familiar. Es un gran paso, tomando en cuenta que este beneficio de dar el empleo a alguien aledaño a la persona con discapacidad no había antes del inicio de la caravana.

 Existe un acuerdo de 42 puntos que queda escrito en el papel. Lleva el compromiso gubernamental de atender las necesidades que tiene el sector, ahí está el logro de esta movilización que tiene como respaldo un documento que establece las medidas y políticas integrales que el Gobierno garantizó para las personas con discapacidad.

 Antes y durante el conflicto, en algunas ocasiones pude expresarme en torno a este tema y estaba convencido que la mejor salida no era que las personas con discapacidad o el Gobierno, cualquiera de los dos, se salga con la suya, sino que entre ambos se logren consensos que permitan atender más de una demanda.

 Hay que entender que existe y existirán demandas de todos los sectores a lo largo del tiempo, todos quisiéramos que se atiendan nuestras necesidades de manera oportuna, pero las limitaciones y lo que conlleva un pedido para la totalidad del país son aspectos que deben ser analizados al momento de tomar una decisión.

*Líder del Pueblo Afroboliviano