Unasur propone a la Llajta como capital de los movimientos sociales

El presidente Evo Morales junto con el secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, durante la inspección a las obras del Parlamento Sudamericano.
Reynaldo Zaconeta

clayton benavides / Cambio
El secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, propuso ayer que Cochabamba se consolide como la capital de los movimientos sociales de la región.
La propuesta la hizo durante la inspección conjunta con el presidente Evo Morales de los avances en las obras del Parlamento Sudamericano que se edifica en el municipio San Benito, Cochabamba.
“Mucha gente sabe que aquí en Cochabamba comenzaron los primeros movimientos sociales importantes con la reivindicación del agua. Históricamente Cochabamba tiene títulos para que se pueda convertir en la gran capital de los movimientos sociales de Sudamérica”, manifestó.
“Que vengan aquí —añadió— los indígenas, los afros, los trabajadores, los campesinos, que tengan aquí un sitio donde llegar a hacer sus reuniones, a hacer sus debates, sus grandes asambleas, que de manera permanente se sientan aquí acogidos”.
Explicó que en ese centro coincidirán la democracia representativa de los parlamentos y la participativa de los movimientos sociales.
El proyecto se consolidará a fines de año con la llegada de 120 representantes sociales de distintos países para que participen en el foro de participación ciudadana, donde se debatirá la propuesta.
Morales agradeció por el apoyo y explicó que el Parlamento Sudamericano tendrá la capacidad para recibir a los movimientos sociales de Sudamérica.
La Unasur está conformada por los 12 países de la región sudamericana: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.
Tiene como objetivo construir un espacio de integración en lo cultural, económico, social y político, respetando la realidad de cada nación.
Inspección de la obra
“Bolivia va a ser sede del Parlamento Sudamericano y como bolivianos estamos cumpliendo con la ejecución de esta gran obra, una obra monumental en el valle alto, desde el valle alto para Cochabamba, para Bolivia y para Sudamérica”, dijo Morales en breve conferencia de prensa.
El Jefe de Estado pidió a las empresas constructoras que las obras de la primera fase se concluyan en el plazo previsto para que los legisladores de los países de la Unasur se reúnan permanentemente en sus instalaciones propias.
En tanto, Samper, quien se mostró muy emocionado por el avance de las obras, dijo: “Nuestro papel es hacer que esta obra tenga la dimensión que quisieron los que señalaron a Cochabamba como el centro de la capital de la democracia participativa y representativa de la Unasur”.
Samper, quien fue presidente de la República de Colombia entre 1994 y 1998, afirmó que el organismo internacional tendrá un papel fundamental, pues servirá para la difusión de iniciativas parlamentarias de la región.
Características
El coordinador del proyecto, Marcos Loayza, informó que la edificación de la primera fase tiene 80,66% de avance físico y la inauguración está prevista para el mes de mayo.
El municipio San Benito está en el valle alto de Cochabamba y albergará a los parlamentarios de la Unasur, que reúne a los 12 países de América del Sur.
La construcción del Parlamento Suramericano cuenta con un presupuesto de 453 millones de bolivianos, estará asentado en una superficie de 460 hectáreas y el diseño integral preserva la sostenibilidad hidrológica y ambiental de la zona.
En la actualidad, según Loayza, 500 obreros trabajan en la ejecución de obras que a futuro generará un importante movimiento económico.
La ciudad Unasur también contará con un hotel con helipuerto y las naciones que conforman el bloque sudamericano tendrán una casa propia para que puedan reunirse y planificar sus actividades en función a los intereses regionales.
Los países que conforman la Unión de Naciones Suramericanas albergan a 400 millones de personas, que representa el 68 por ciento de la población de América Latina.