Comida chatarra y sedentarismo, ruta directa hacia la diabetes

 

Por: Fernando del Carpio

La diabetes, denominada ‘enfermedad silenciosa’ no solo en Bolivia, sino en el resto del mundo, tiende a incrementarse. Médicos señalan que el estilo de vida de las personas: régimen alimenticio, sedentarismo y falta de controles médicos generan el escenario propicio para que una persona desarrolle este mal. 

La diabetes es una enfermedad metabólica donde los niveles de azúcar en la sangre suben. El aumento de peso, que deriva en obesidad, es una de las principales causas de esta patología.

 
El excesivo consumo de hidratos de carbono, grasas, la poca actividad física y el estrés coadyuvan en el desarrollo de la obesidad. Hay cuatro tipos de diabetes: la tipo uno se desarrolla a edad temprana y quienes padecen de este tipo de mal dependen de inyecciones toda su vida. La del tipo dos afecta sobre todo a los pacientes adultos, a partir de los 20, 30 años, y es causada por la obesidad. 

La diabetes del tipo tres afecta a mujeres embarazadas, que presentan problemas de tipo hormonal y aumentan de peso en demasía. La del tipo cuatro se produce por situaciones fortuitas, por ejemplo accidentes que derivan en la afectación del páncreas, padecimientos como la pancreatitis aguda, o el uso indiscriminado de diuréticos. 

De acuerdo con  estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 422 millones de adultos en todo el mundo tenían diabetes en 2014, cifra que cuadruplica a los 108 millones que fueron diagnosticados hasta 1980.

Ricardo Landívar, uno de los escasos médicos especializados en diabetología, explica que para cada uno de esos tipos el tratamiento se basa en dosis diarias de insulina asi como antibióticos. 

Respecto al uso del glucómetro dice que se utiliza para el autocontrol de la diabetes porque la glicemia sube en cuestión de horas o minutos. Por lo que es importante cuidarse en la comida, sobre todo en la ingesta de carne de res, cerdo o cordero. 

 

Incremento de casos 

Un último informe de la Unidad de Enfermedades No Transmisibles del Ministerio de Salud refiere que los casos de diabetes aumentaron en 30% durante los últimos cinco años. En 2010, la cantidad de pacientes era de 64.135 y en 2015 se incrementó a 89.916 casos. La mayor incidencia se da en Santa Cruz con 35.300 casos, La Paz con 15.495 y Cochabamba con 13.453.

Los criterios de diagnóstico de acuerdo con la Asociación Latinoamericana de Diabéticos (ALAD) son en una persona que tiene aumento de la cantidad de orina, sed, calambres y visión borrosa. Si ese paciente presenta más de una glicemia en ayunas de 126 para arriba es diabético, al que se le hace una glicemia al azar mayor de 200 o al paciente que se le somete a una prueba de tolerancia de glucosa mayor a 200. 

 

Tratamiento 

El tratamiento tiene tres pilares fundamentales, y el primero es educación. Si el paciente no hace lo que se le dice  no irá bien. El Club de Diabéticos sirve para eso, no es un círculo de amigos, es para concientizar, socializar para que el tratamiento sea mucho mejor, se dan charlas para que los pacientes mejoren y se cuiden. 

El segundo pilar es la actividad física; se tendría que caminar diariamente unos 30 minutos. Y el tercero es la dieta, en base a nutrientes, proteínas, es fundamental evitar la grasa, azúcar y la comida chatarra. 

“Tengo un paciente de 130 kilos de peso, con una estatura de 1,67, cuando debería tener no más de 70 kilos, es diabético, obeso”, explica Landívar. “En algunos países de Europa, en Estados Unidos, se ha puesto mayor impuesto a la comida chatarra y gaseosas, y se ha disminuido a las verduras, vegetales, comida sana y eso es beneficioso”, agrega.

 

Causas de la enfermedad 

El sedentarismo, la obesidad y cuestión hereditaria constituyen el 80% de los factores causantes de obesidad, afirmó Edson Valencia, del Centro de Atención Integral Vivir con Diabetes.

“La mala alimentación y las malas costumbres de hábitos alimenticios pueden activar la diabetes, los niveles de azúcar empiezan a subir y a partir de ahí tengo que seguir un control en cuanto a alimentación, haciendo ejercicios y tomando la medicación”, apuntó.

La diabetes es una enfermedad crónica que no tiene cura, pero tiene control explica el especialista y indica que se puede controlar para disminuya, pero no desaparece. 

No discrimina, aparece en bebés como en personas de la tercera edad. Los que se inyectan insulina (tipo uno) es porque su páncreas produce 20%, casi nada; y los del tipo dos utilizan pastillas porque producen 80% de insulina.

Valencia advierte que la persona que no cumple con las recomendaciones corre el riesgo de comprometer su vista y otros órganos, considerando que por ejemplo la primera causa de la ceguera, así como de la insuficiencia renal, es la diabetes. En tanto que  los pacientes que llevan bien su control de glicemia no tendrán complicaciones crónicas.

 

Diabéticos recomiendan llevar una dieta saludable y hacer ejercicios  

La Federación Boliviana de Diabetes (FBD) se creó en la ciudad de La Paz el 3 de junio de 1997 y desde hace 10 años preside esa entidad Justo Cameo, quien al igual que sus padres padece lo que denomina ‘descomposición hormonal’, se inyecta insulina dos veces al día. Aunque reconoce que su actividad no es plenamente reconocida, dijo que continuará con esta labor a fin de que la ciudadanía asuma con mayor responsabilidad las consecuencias de padecer la enfermedad, incluso otorgan un carnet a los diabéticos que les facilita el acceso a medicamentos. 

La FBD organiza periódicamente charlas a cargo de especialistas que abordan la problemática de la diabetes, actividad que se realiza en el Gastroenterológico en la zona de Miraflores con el apoyo de empresas farmacéuticas. También se organizan caminatas porque es importante “hacer ejercicio, oxigenarse”. Asimismo, la entidad espera que la Asamblea Legislativa Plurinacional pueda considerar un proyecto de ley que viabilice la entrega gratuita de medicamentos a quienes tienen la enfermedad, además de tolerancia en sus fuentes de empleo porque en ocasiones requieren permiso. 

Cameo, jubilado del sector bancario, muestra con orgullo un certificado de diplomado de educación, prevención y promoción en diabetología que le otorgó la UMSA, en noviembre de 2008, por lo que afirma que está plenamente capacitado para dar charlas sobre la diabetes, incidiendo sobre  todo en la necesidad de cumplir una dieta saludable y desarrollar periódicamente actividad física.