Megaempresa para el Corredor Bioceánico

Foto: Reynaldo Zaconeta
El Segundo Gabinete Binacional y reunión presidencial Bolivia-Perú, el 4 de noviembre. El presidente Pedro Pablo Kuczynski apoya el proyecto de integración.

Gonzalo H. Pérez Bejar

Una megaempresa será la que administre el Corredor Ferroviario Bioceánico Central (CFBC). Será una sociedad.
Ésa es la propuesta que maneja Bolivia para consolidar este proyecto de integración que a la larga beneficiará a seis países sudamericanos.

Ésa fue la afirmación que realizó el ministro de Obras Públicas, Milton Claros, en declaraciones a Democracia Directa.
Claros lleva esa propuesta al Gobierno de Alemania, a China y a la Agencia de Fomento para el Desarrollo (AFD) de Francia.

“Las condiciones están dadas, los resultados en el tema económico financiero nos muestran resultados muy buenos, en sentido de que este proyecto va a generar beneficios a los tres países de manera directa”, al margen de lo que toque a los inversionistas, dijo.

El objetivo no es solo contar con la participación de los gobiernos, sino también con los inversionistas extranjeros.

En esa perspectiva está la reunión con el ministro de Transporte de Alemania, Rainer Bomba, y una comisión de empresarios. De la misma manera, se tiene prevista otra reunión con representantes de la AFD de Francia, a quienes se les expondrá el proyecto.

Inversión
Con relación al tema de los recursos, el ministro Claros señaló que la posición de Bolivia es contar con inversionistas y se descarta toda posibilidad de que el Proyecto del Corredor Bioceánico sea a través de financiamiento.

“No queremos financiamiento, queremos inversión en este tema”, sostuvo.

La autoridad afirmó que el inversionista que venga y sea parte del proyecto “invertirá en un buen negocio”.

En ese sentido, explicó que no se busca financiamiento porque esto deriva en el préstamo de recursos que deben ser devueltos.

Pero la propuesta que se pretende generar con el proyecto del Corredor Ferroviario Bioceánico Central es motivar a la inversión y generar ganancia.

“Queremos ser socios de una megaempresa, en la cual todos pongamos nuestros recursos y recibamos las ganancias y utilidades de igual manera, en la magnitud que hemos puesto nuestros recursos”, afirmó.

La figura de organizar la megaempresa debe tener participación público-privada, es decir los países tienen parte al igual que la empresa privada.

“Tienen que venir inversionistas para generar esa inversión que a la larga reditúe de manera económica a los tres o a todos los que participemos”, indicó.

“Es un proyecto bastante grande, no solo estamos hablando del tema de infraestructura, vamos a ver que esta megaempresa que tengamos deberá tener un directorio y es lo que vamos a analizar y una vez que Brasil se articule a esta idea tenemos que ver la normativa, legislación, control aduanero, porque la idea es que seamos el Canal de Panamá del Siglo XXI”, insistió.

El Corredor Ferroviario Bioceánico Central es un proyecto de más de 3.700 kilómetros de longitud que se extenderá entre Ilo, en el océano Pacífico, y el puerto brasileño de Santos, en el Atlántico, y posibilitará transportar carga, permitiendo la conexión de América del Sur, uniendo Bolivia, Perú y Brasil para el intercambio comercial y exportación a los mercados mundiales, especialmente del Asia.

Este corredor unirá a los dos océanos desde Puerto Santos —en el Brasil— hasta Puerto Ilo, en Perú, atravesando territorio nacional. Pero no solo estos tres países estarán conectados. La iniciativa involucrará, además, a Argentina, Uruguay y Paraguay, países por los cuales va a girar la integración de los próximos años.