Agenda en el Consejo de Seguridad, mar y Silala

Foto: Twitter Sacha Llorenti
Incorporación de la bandera boliviana como parte de los países miembros del Consejo de Seguridad.

Gonzalo H. Pérez Bejar

La fortaleza de Bolivia en el momento de encarar la política internacional estará marcada por su capacidad de expresar libremente su posición y el respeto a la soberanía nacional en los foros y organismos internacionales donde le toque participar.

Para la diplomacia boliviana, 2017 será de una gran responsabilidad. De inmediato inicia su labor como miembro no permanente en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), mientras que se tienen en carpeta las tareas sobre la demanda marítima, la defensa de las aguas del Silala, el relacionamiento con los países vecinos y la participación en organismos regionales en los cuales Bolivia fue designada a dirigir.

Para conocer en profundidad la agenda diplomática de Bolivia en 2017, cuando participe en los organismos internacionales, Democracia Directa consultó a los ministros de Comunicación y de Autonomías, Marianela Paco y Hugo Siles, respectivamente, además del experto en política internacional Andrés Guzmán y la docente universitaria en política internacional Diana Borelli.

El ministro de Autonomías, Hugo Siles, destacó el protagonismo de Bolivia en la conducción de la expresión multilateral de la política exterior boliviana, que en su criterio tendrá un alto contenido de responsabilidad.

La imagen del presidente Evo Morales, como un líder de alcance mundial, le da “solvencia y una proyección y participación en este contexto”, afirmó.

La ministra de Comunicación, Marianela Paco, señaló que Bolivia es un referente internacional y que “se dieron grandes pasos, como en el tema de la demanda marítima y la recuperación de los recursos estratégicos o recursos hídricos, estamos hablando de las aguas del Silala”.

Consejo de Seguridad
Sin lugar a dudas, una de las responsabilidades que tendrá Bolivia en el concierto internacionales será asumir, desde este mes de enero de 2017 hasta 2018, como miembro no permanente en el Consejo de Seguridad y en el cual la principal propuesta boliviana, que impulsa el presidente Evo Morales, será hacer respetar la soberanía de los pueblos y la no utilización de armas químicas y biológicas.

Ésta será la tercera vez que Bolivia ocupe un lugar en ese organismo de la ONU luego de los bienios 1964-1965 y 1978-1979.

Para el ministro Siles, será de gran responsabilidad el rol de Bolivia para mantener la política ideológica del continente, la responsabilidad de llevar adelante la lucha antiimperialista, la soberanía y la política exterior independiente.

“Tendremos temas relativos al Medio Oriente, conflicto de Siria, Oriente Medio, la situación en Europa (migración)”, detalló.

Para el diplomático y economista Andrés Guzmán, Bolivia tendrá que exponer su posición frente a los grandes conflictos que hay en el mundo, como el de Israel y Palestina, la guerra en Siria, el terrorismo en África y Europa, y las migraciones forzadas.

“La presencia de Bolivia se torna importante”, sostuvo Guzmán, y mencionó que en la disputa entre las principales potencias, como Rusia, China y Estados Unidos, todas ellas tendrán que buscar el apoyo de Bolivia para aprobar sus resoluciones.

“Bolivia va a estar entre esas grandes potencias y en cierta forma del mundo, por eso tanto las potencias occidentales y las contrarias deberán hacer el lobby para que (el país) apoye o no una cierta noción”, sostuvo.

En criterio de la docente universitaria Diana Borelli las propuestas que vaya a presentar Bolivia tendrán un eco positivo y desde esa perspectiva el tema principal será la paz mundial, en medio de los innumerables espacios conflictivos que suceden a escala planetaria.

Demanda marítima
La demanda marítima, marcará agenda en 2017, porque hasta el 21 de marzo Bolivia debe presentar su réplica, mientras que Chile deberá entregar su dúplica hasta el 21 de septiembre.

Para el ministro Siles, este tema es de cumplimiento de las disposiciones establecidas por la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que tiene su sede en La Haya.

Diana Borelli destacó el trabajo silencioso y profesional que lleva adelante la representación boliviana liderada por el agente Eduardo Rodríguez Veltzé y el equipo jurídico que acompaña la defensa de Bolivia.

“Eso es bueno, porque como se entra en una etapa más delicada, una palabra demás puede perjudicar”, señaló.

En cuanto a lo que le toca al Gobierno y a quienes llevan adelante la demanda marítima, se debe cuidar el camino que se ha desarrollado ante la CIJ, opinó.

Borelli señaló que en esta etapa el análisis debe ser más jurídico para que los argumentos sean irrebatibles en el proceso.

“Por eso está bien que se trabaje así, y los que trabajan son los responsables de lo que vaya a ocurrir”, apuntó.

Guzmán no quiso ahondar en detalles y afirmó que el equipo jurídico tiene la tarea de realizar la mejor defensa en esta etapa.

------

Agenda internacional

A partir de este mes, Bolivia es parte del Consejo de Seguridad, como miembro no permanente, luego de lograr el apoyo de 183 Estados que respaldaron su designación. Este organismo de la ONU está formado por 15 países, de ellos solo cinco son permanentes y 10 no permanentes.

La Corte Internacional de Justicia fijó para el 21 de marzo de 2017 que Bolivia presente su réplica, mientras Chile deberá entregar su dúplica hasta el 21 de septiembre de 2017.

En referencia a la demanda que Chile presentó por las aguas del Silala contra Bolivia, la CIJ dispuso que el país vecino presente su memoria hasta el 3 de julio de 2017 y Bolivia la contramemoria hasta el 3 de julio de 2018.

-----

Bolivia y el nuevo escenario continental

En el ámbito sudamericano, “estamos ajenos al dictamen histórico de las potencias que han definido temas de política internacional” y que involucran a los países de la región, afirmó el ministro de Autonomías, Hugo Siles.

“Seguimos siendo un país depositario de expresar la paz en el mundo, de expresar una necesidad de cambio y comportamiento con respecto al cambio climático; un país que promueve los servicios básicos y el agua como recurso humano; somos un país signatario de incorporar la filosofía y la ética pública con el ama qhilla, ama llulla y ama suwa (no seas flojo, no seas mentiroso ni seas ladrón),”, manifestó.

Además de esas propuestas de carácter social, Siles destacó que Bolivia se convirtió en un país modelo por el crecimiento económico, que es el más importante de la región.

“Eso va a tener un peso específico, toda vez que en el mundo, el año 2017, a pesar de la crisis de materias primas, Bolivia tiene planificado crecer en el orden del 4,8 por ciento”, señaló.

La docente universitaria Diana Borelli sostuvo que Bolivia debe mejorar su relacionamiento con los países vecinos, sobre todo con aquellos cuyos gobiernos tienen posiciones políticas diferentes.

“Hay que pensar que los vecinos son una fuente de relaciones económicas, diplomáticas y políticas, porque ese relacionamiento reforzará a Bolivia que tiene como principio fortalecer sus intereses nacionales”, afirmó.

En criterio de Andrés Guzmán, la situación será complicada por el contrapeso que perdieron los países progresistas.

“Es un tema importante porque los pesos y contrapesos han cambiado, los gobiernos de Argentina y Brasil han dado un giro a la derecha y por eso marca un nuevo escenario, un nuevo contexto, el cual para Bolivia será menos favorable”, señaló.

A ello se suman las relaciones con el nuevo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de quien aún no se sabe cuál será su visión de Bolivia.

----

Construcción de la contrademanda

Bolivia tiene hasta el 3 de julio de 2018 para elaborar su contrademanda por los manantiales del Silala, que será incorporada en la contramemoria, documento con el que se responderá a la demanda chilena que pone en duda la naturaleza de estos recursos hídricos.

Se trata de un trabajo de naturaleza técnico-científica. De hecho, la Dirección de Defensa de los Manantiales del Silala invitó a expertos nacionales y extranjeros para realizar los estudios en el cantón Quetena Chico, donde nacen los manantiales, e iniciar el registro de los recursos hídricos que están en la frontera con Chile, que abarcará los ríos Caquena y Lauca, anunció el secretario general de la Dirección, René Martínez.