La solidaridad corre el Dakar con Nosiglia

La máquina de Wálter Nosiglia sortea un charco. Una escena espectacular. Ayer prestó ayuda a uno de sus hijos.
FOTO: Team Nosiglia

La Paz / Gustavo Cortez
Wálter Nosiglia tiene un corazón de oro. En el Dakar 2014 paró su máquina y prestó auxilio al argentino Marcos Patronelli, quien había sufrido un grave accidente. Ayer volvió a hacer lo mismo, esta vez con su hijo Daniel, a quien lo tuvo que remolcar hasta el campamento de San Miguel de Tucumán.
Definitivamente fue una mala jornada para los Nosiglia, porque el otro hijo, Wálter Jr., también tuvo problemas mecánicos con su máquina y llegó igual remolcado por el mochilero Santiago Hansen a la meta de la segunda etapa, que cubrió el trayecto Resistencia–San Martín de Tucumán.
Wálter corre en cuadriciclo y sus hijos en motos. Éstos están rezagados, igual el padre, quien se vio forzado a ayudar a Daniel por el lazo familiar.
Nosiglia, con el ‘cuadri’ lleno de barro, contó que a Daniel se le presentó una falla eléctrica y se le paró la moto. “Cuando llegué, lo arrastré hasta acá, casi unos 200 kilómetros. Y mi otro hijo también vino remolcado por Santiago. La misma falla. Hoy tuvimos un mal día”, le dijo a la cadena Fox Sports.
Detrás de Wálter, el hijo sobre la moto remolcada por una soga contó que no sabía qué pasó con la máquina. “Tuve una falla brusca faltando 60 kilómetros para cumplir la Especial, así que vine unos 180 kilómetros remolcado después de esperar una o dos horas”.
A Daniel se le mostró enojado con lo que pasó. “Es una pena cagarle la carrera a él (a su padre), pero así son este tipo de carreras”, expresó.
Wálter papá dijo que otra cosa no podía hacer... “son mis hijos, había que hacerlo”.
De la competencia dijo que “se hizo una buena etapa, fue corta y rápida, con mucho calor. Claro, no fue la etapa como hubiese querido por las cosas que pasaron, pero estoy feliz de haber llegado a la meta. Hubo mucho polvo en el camino, pero feliz de estar acá y hay que prepararse para mañana”.
Daniel hizo una buena carrera en la primera etapa. Los tres Nosiglia trabajaban anoche en sus máquinas para salir hoy con todo en la tercera etapa.
La carrera es larga y la odisea recién comienza.
Este Dakar 2017 es el primero de los Nosiglia hijos. El padre tiene experiencia, incluso tiene la mejor participación boliviana en el rally, fue tercero (podio) en la versión de 2015.

En 2014 auxilió a Patronelli

El 7 de enero de 2014, cuando se corría la tercera etapa del Dakar, el argentino Marcos Patronelli sufrió un grave accidente con su cuadriciclo y se vio obligado a abandonar la carrera.
“Mientras bajaba una pendiente fue como si el ‘cuadri’ se hubiera vuelto loco hasta caer en el barranco, reaccioné a tiempo y me lancé al otro lado”, relató Patronelli sobre su accidente en el tramo de San Rafael y San Juan.
El entonces campeón defensor del título contó que quedó muy lastimado en el lugar unas dos horas esperando que llegue el helicóptero de la organización.
“Pero me di cuenta de que en el lugar en el que estaba iba a ser muy difícil que llegue el helicóptero de rescate por la geográfica de la zona”.
Recordó que dos pilotos se le acercaron y le preguntaron cómo estaba. “Uno de ellos, el boliviano Nosiglia (Wálter), me llevó como pasajero en la parte de atrás del cuadriciclo por casi 10 kilómetros; si no fuera por el boliviano no sé donde estaría”, contó emocionado Marcos.
Patronelli agradeció el gesto solidario de Nosiglia.