Morales asiste a efeméride de Pazña y promete nueva obra

El Jefe de Estado es recibido por los pobladores de Pazña.
Foto: Raúl Martínez

Diego Ponce de León M. / Cambio
El presidente Evo Morales visitó el municipio de Pazña y felicitó a esa población por cumplir 56 años de creación. En el acto comprometió la edificación de una cancha de césped sintético para la comunidad de Avicaya. 

“A nombre del Gobierno nacional, les deseo muchas felicidades en su aniversario y esperamos seguir trabajando siempre por el bien de nuestro departamento y aportando desde los municipios”, sostuvo.
Pazña es la segunda sección municipal de la provincia Poopó, en Oruro, y está a 80 kilómetros de la capital departamental. Limita al norte con los municipios El Choro y Villa Poopó, al sur con Challapata, al este con el municipio Antequera, al oeste con el municipio Toledo y el lago Poopó.
En el acto, el Presidente pidió a las autoridades priorizar los proyectos de agua y de producción, para contribuir al desarrollo de la región. 
“Es nuestra obligación priorizar agua frente a los problemas que se presentan con el calentamiento global, especialmente nuestras autoridades municipales tienen que garantizar más aportes para nuevos proyectos”, aconsejó.
Recordó que las mejoras en el tema de inversión y agua permiten al Gobierno financiar el 70 por ciento del costo global de obras en toda Bolivia, mientras que el restante 30 por ciento corresponde al aporte de las gobernaciones y alcaldías.
El Jefe de Estado anunció que convocará a los sindicatos mineros de Pazña para conocer sus demandas y atenderlas, de manera que se pueda mejorar la situación en la que se encuentran.
En su discurso, la autoridad se refirió a la necesidad de mejorar las universidades públicas, que, a diferencia  de las privadas, dejan mucho que desear.
“Las universidades públicas deben ser modelos de universidad al servicio del pueblo, lamentablemente en algunos departamentos la privada está mejor que la pública, y eso debería ser al revés”, lamentó. 
Morales también expresó su pesar porque el piloto Wálter Nosiglia, quien había ganado la cuarta etapa del Rally Dakar, tuvo que abandonar la competencia por problemas con su cuadratrack.
Señaló que el Dakar es un evento deportivo de integración para los bolivianos y para el mundo, que conlleva un importante ingreso económico para el país.