Llamado a un 2017 sin ocupación israelí

Waldo Mendiluza/al mayadeen
 

En declaraciones a Prensa Latina poco antes de finalizar 2016, el observador permanente señaló que urge un mayor apoyo mundial para que los palestinos vean materializadas sus aspiraciones de independencia y autodeterminación.

La ocupación cumple medio siglo, un escenario que nos mantiene firmes y con expectativas de que en el planeta aumenten las acciones para garantizar la solución de los dos Estados, precisó Mansour.

Israel arrebató a Palestina, como resultado de la Guerra de los Seis Días (se produjo entre el 5 y el 10 de junio de 1967), Cisjordania, incluyendo Jerusalén Oriental y la Franja de Gaza, territorio del que se retiró en 2005.

El año que termina dejó más colonización —mediante la construcción de asentamientos en Cisjordania—, asesinatos, heridos, desplazamientos forzados, demoliciones de viviendas, redadas, puntos de control y detenciones administrativas por los ocupantes. Todo esto atenta contra una solución duradera del conflicto, afirmó Mansour.

A finales de 2016, el Consejo adoptó la histórica Resolución 2334, una iniciativa presentada por Venezuela, Malasia, Nueva Zelanda y Senegal, que condena los asentamientos israelíes en Cisjordania y exige a Israel el cese de su construcción.

Trump declaró en su campaña para llegar a la Oficina Oval un compromiso con el logro de la paz entre palestinos e israelíes, sin embargo sus actuaciones de cierre de año en el tema parecen no dejar dudas de su posición.

El magnate inmobiliario, quien desde el Partido Republicano derrotó en noviembre a la aspirante demócrata Hillary Clinton, presionó hasta donde pudo para evitar la aprobación de la Resolución 2334 en el Consejo de Seguridad, y criticó a la ONU, a la cual calificó de “un club de gente que se reúne para pasarla bien”.

Por si fuera poco, escribió en su cuenta de Twitter “Resiste Israel, el 20 de enero se está acercando rápidamente”.

A nivel global, la ocupación de territorios palestinos cuenta con una clara condena, al igual que la colonización de éstos, considerada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ilegal y contraria al Derecho Internacional.