Bolivia expone sus principios ante el Consejo de Seguridad de la ONU

El embajador de Bolivia ante la ONU, Sacha Llorenti
Foto: Maira MacDonald

 

(Cambio Digital).- Bolivia tiene la oportunidad de denunciar ante el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) males que afectan la paz a nivel mundial. Entre estos están los efectos del sistema capitalista, aseveró hoy el embajador de Bolivia ante la ONU, Sacha Llorenti

Uno de los principales conflictos que contrae este modelo financiero, es la acumulación de riquezas en pocas manos. Además, que se está constituyendo un orden internacional que a diferencia del pasado está siendo dirigido por entidades privadas que no responden a ningún sistema internacional, dijo en contacto con radio Patria Nueva.

Acotó que también puede observarse una pugna por los recursos naturales a nivel mundial y otros ilícitos que lamentablemente son camuflados por mecanismos como los denominados paraísos fiscales, denuncias que Bolivia pone en evidencia ante las Naciones Unidas.

Gracias al presidente Evo Morales “tenemos principios en nuestra diplomacia absolutamente claros. Queremos aportar a este anhelo que dice la carta de las Naciones Unidas que es evitar a las futuras generaciones lo que es el flagelo de la guerra”, aseveró.

Comentó que entre los debates que se realizan en el Consejo de Seguridad están conflictos en países del África y Medio Oriente como Siria, Irak, Palestina y Jordania. Otro tema central es la lucha contra el terrorismo. Estos días el organismo se pronunció sobre los ataques terroristas en Estambul, Bagdad y Afganistán.

Conforme a la Carta, el Consejo de Seguridad tiene la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales. El Consejo de Seguridad tiene 15 miembros y cada miembro tiene un voto. De acuerdo con la Carta, todos los Miembros de la ONU convienen en aceptar y cumplir las decisiones del Consejo de Seguridad. Éste es el único órgano de la ONU cuyas decisiones los Estados Miembros, conforme a la Carta, están obligados a cumplir.