Alan García declara en el caso Odebrecht

(Lima, Perú / EFE).- El expresidente peruano Alan García declaró ayer ante la Fiscalía como testigo en uno de los casos de supuesta corrupción que involucran a la empresa Odebrecht, “sin temor” a verse involucrado y como contrapunto de Alejandro Toledo, que es buscado por  presuntamente haber recibido coimas.

La comparecencia del exmandatario ante la Fiscalía fue seguida con mucha atención por la prensa local, ante la que García, presidente en los períodos 1985-1990 y 2006-2011, insistió reiteradamente en que no tiene miedo alguno a quedar implicado en este escándalo, y afirmó hasta la saciedad estar dispuesto a someterse a cualquier convocatoria legal o parlamentaria que lo requiera.

Pese a sus también reiterados mensajes de “no querer dar lecciones a nadie” con su comparecencia, la actitud y los duros mensajes que emitió contra la corrupción estaban directamente dirigidos a reflejar la situación de Toledo, prófugo de la Justicia peruana desde que la semana pasada un juez pidió su busca y captura por presuntamente haber recibido dinero de Odebrecht para facilitar sus negocios en el país.

Toledo (2001-2006), que se presume está en Estados Unidos, habría recibido 20 millones de dólares para adjudicar a la empresa brasileña la construcción de la carretera Interoceánica, uno de los proyectos de infraestructura más grandes del país.