21F: “Váyanse a la m...”, la fuga frustrada de Gabriela Zapata

La supuesta madre del hijo del Presidente fue detenida la mañana del 26 de febrero.

 

(Luis Fernando Cruz Ríos / Cambio).- “Váyanse a la m…, déjame en paz”, fue la respuesta de Gabriela Geraldine Zapata a Christian Rojas. El periodista de la Red Digital Oxígeno le había llamado por teléfono después de que fue detenida por la Policía la mañana del 26 de febrero de 2016. 

De acuerdo con la investigación reflejada en el libro Caso Zapata: la confabulación de la mentira, de Reymi Ferreira, una vez consumada la conspiración de la mentira, montada por la oposición y sostenida por el Cartel de la Mentira, la presunta madre del hijo del presidente Evo Morales realizó movimientos millonarios sin justificación en varias de sus cuentas bancarias, además de que un informe de Inteligencia detectó un intento de fuga a Brasil.

No estaba previsto
Al parecer su detención no estaba prevista y la llamada inesperada de Rojas fue en un momento de cólera, y lanzó el insulto para luego cortar la comunicación.

Por los datos proporcionados, el gabinete político analizó esas posibilidades la noche del 21 de febrero, y el presidente Evo Morales instruyó a la entonces ministra de Transparencia, Lenny Valdivia, que investigue “porque si escapaba, la oposición iba a acusar al Gobierno de que se la había dejado ir porque dirían que había algo que esconder o que se pretendía silenciarla”, señala el primer párrafo de la página 183 del mencionado libro.

La frustrada fuga marcó el inició de otra faceta de Gabriela Zapata, de villana y ostentosa profesional, gerente de la empresa china CAMC en Bolivia, “a víctima del poder”, el Cartel de la Mentira se ocupó de eso.
 

De víctima a villana

  • “Roto el esquema informativo, la prensa opositora se dio a la impúdica tarea de convertir a Zapata en víctima (dejó de ser soberbia y engreída millonaria gracias a la corrupción y el poder) del abuso gubernamental, que buscaba acallarla”.