Incertidumbre en el mundo, pero no en Bolivia

Han transcurrido dos meses del año 2017 y persiste la gran incertidumbre  sobre el curso que tomará la economía mundial en los próximos meses. Las proyecciones de crecimiento, la implementación de medidas de política económica para mejorar el desempeño de la economía mundial chocan con la realidad, un contexto de crisis, del que ningún país industrializado pudo zafar.
Pese a que los organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM), Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) apostaron a una mejoría en el desempeño económico mundial, persiste la inseguridad sobre su cumplimiento de ese pronóstico y se mantiene latente el temor sobre algunos riesgos que pudieran alterar la estabilidad del sistema financiero.
Un reciente balance de la Cepal señala que el mundo experimenta bajas tasas de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) y del comercio, mientras los flujos financieros adquieren una importancia creciente. Esta situación contrasta con la realidad que vive Bolivia, ya que el Gobierno ha proyectado un crecimiento de 4,7 por ciento para esta gestión, una inflación de fin de período en torno al 5,0 por ciento y un déficit fiscal de aproximadamente -6,5 por ciento del PIB. 
Normalmente, el resultado económico en Bolivia siempre supera la proyección de los organismos internacionales. Por esta razón, el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas asegura que en 2017 una vez más el país superará las subestimaciones de estos organismos que, pese la experiencia de más de una década, no terminan de comprender el modelo económico boliviano.
Igual son pertinentes las comparaciones que realizan la autoridades del sector económico financiero, porque muestran que Bolivia mantiene inalterable sus indicadores macroeconómicos en proyección y los tiene para mostrar al final de la gestión, como para decir: ‘se los dije’. Prueba de ello es que pese al contexto externo, caracterizado por la desaceleración económica que afecta a la región, el año pasado el país obtuvo el mayor crecimiento regional.