La ciudad joven con talento artístico

Foto: Carlos Barrios
Elenco Albor durante la representación del asesinato de Tupac Katari en la población de Peñas.

Jackeline Rojas Heredia

En medio de un frío agudo, la ciudad madruga al trabajo. Lleva en su corta vida una historia de lucha y sacrificio y sostiene a sus pies el destino de miles de jóvenes que miran de frente al futuro.

Son jóvenes de la ciudad de El Alto, muchos son actores desde temprana edad o se dedican a la interpretación musical, al cine y la danza. Entre las instituciones más representativas se halla el Centro Albor Arte y Cultura, que esta gestión celebra 20 años de existencia y trabajo pleno con personas de todas las edades, desde niños hasta adultos.

La institución educativa cultural fue fundada el 17 de Septiembre de 1997, de acuerdo con los datos de su director, Willy Flores. “El proyecto comenzó como un colectivo de trovadores declamadores que pregonaban sus poemas de plaza en plaza, de calle en calle, hasta constituir una institución referente del quehacer poético y teatral”, dijo. 

Albor tiene la capacidad de dirigir a más de 50 personas en escenario, con una disciplina estética y coordinada en cada movimiento. Sus actores no solo representan personajes, sino también realizan coreografías de danza perfectamente sincronizadas.

La Orquesta Filarmónica de El Alto Sembrando Música, dirigida por el maestro Freddy Céspedes, brilla en cada presentación por la calidad musical que interpreta, pues es el ramillete de grandes compositores que se hacen piel a través de las notas.

Adolescentes y jóvenes alteños integran y aportan con su talento a la Orquesta y la Camerata Illimani.

La Orquesta Filarmónica no podrá faltar a los actos de homenaje a la ciudad más joven de Bolivia. 

El Teatro Trono, creado en 1989, bajo la dirección de Iván Nogales, lleva adelante una experiencia de teatro que tiene como base el rescate de niños y jóvenes de las calles. Con ellos ha creado diversas herramientas tanto para la puesta en escena, como para el rodaje de cortos y otros tipos de producción audiovisual. 

El proyecto de Nogales ha consolidado la fundación de Compa (Comunidad de productores de arte), sus integrantes son impulsados a vivir de lo que producen. Además realizan giras al exterior del país en una especie de intercambio de experiencias con otros colectivos artísticos.

En El Alto en general hay un enorme potencial cultural, existe una escuela de Ballet clásico que cuenta con el aval del Ministerio de Educación para titular. También se destacan escritores jóvenes de esa ciudad.