La Fraternidad Catedráticos celebró el cierre del carnaval con un espectáculo increíble

Foto: Gonzalo Jallasi
Los Catedráticos bailan al ritmo del grupo Dulce Caramelo.

 

Por: Diego Ponce de León M.

 

El domingo, la calle Apóstol Santiago, La Paz, fue el escenario de un espectacular show propiciado por Techy y las bellas chicas de Aroma, quienes junto con su orquesta se presentaron en campo abierto para el deleite de los afortunados transeúntes que caminaban por el lugar.

A pesar de la lluvia, que parecía transformarse en una tormenta durante toda la tarde, los fraternos de esta institución, que ya cuenta con 50 años de vida, y parte de la población paceña disfrutaron de la música de esta agrupación, que contagió su energía desde México.

Boris Miranda y su esposa, María Ríos, pasantes de 2017, mostraron su entusiasmo y sorpresa a la hora de reconocer a las artistas internacionales sobre las tablas del escenario principal.

Los fraternos demostraron su cariño al corear las infaltables canciones Amor de tres o Querido ladrón, que encendieron los motores esporádicamente.

El encanto del concierto no opacó la energía que solamente el carnaval puede producir en sus adeptos, a la hora de realizar el despliegue de los alegres chutas, pepinos y chuncu palomitas del amor de los Catedráticos, que protagonizaron junto con otras comparsas carnavaleras durante el desfile oficial que despide este magno festejo.

Acompañados de la banda Proyección Ángeles de Fuego, al menos unos veinte bloques de fraternos bailaron con mucho carisma y derroche de alegría por la avenida Baptista, colindante al cementerio general.

La celebración, caracterizada por los colores celeste y blanco de los disfraces de pepinos y cholitas, también estuvo amenizada por los grupos Jiwasa, Dulce Caramelo y Ayra.