Detrás de Evo para brillar con su luz

Rolando Prudencio

Para nadie es un secreto que hay actitudes de que, quienes siendo unos  fracasados —es el caso de Tuto Quiroga— como políticos, para no desaparecer del espectro político tienen que a como dé lugar atacar a quien sí tiene luz propia para poder brillar con esa luz ajena. Vale decir que Tuto tiene que “esconderse” detrás de Evo porque como no tiene luz ni luces para brillar por cuenta propia debe hacerlo con la ajena.

Esa fue la razón por la que el excomandante Hugo Chávez, cuando le consultaron de las críticas que el histérico de Tuto lanzó contra él llamándole “dictador”, con la sabiduría de quien se sabe superior a quienes lo critican para poder brillar con su luz, lacónicamente dijo: “Águila no caza moscas”. Vale decir que alguien que sabe el peso que tiene como contrincante no se puede ocupar de quien es un ‘pinche’.

Sí, un ‘pinche pelele’ del Departamento de Estado de los EEUU, que usa como a condones a comodines como Tuto, y luego los descarta.

Y es que dado el esmirriado peso político que tiene Tuto que apenas llega al 5% es obvio que para nada es rival para Evo —como no lo era para el comandante Hugo Chávez— por lo que de forma taimada Tuto tiene que atacarlo para que la opinión pública esté enterada de su existencia. Es más ni siquiera Tuto ha podido sobrevivir políticamente, después de comportarse como un desleal de la peor calaña, cuando intento alevosamente apoderarse de la sigla del PDC. No en vano hasta la misma Norma Piérola tipificó a Tuto como un “traidor”.

Tuto nunca brilló con luz propia, no en vano tuvo que agarrarse de la leva del dictador Hugo Banzer, y luego —a la muerte de su ‘fuhrer’— llegó accidentalmente al poder. Esa es la razón por la que dentro la misma ADN es visto como un parásito, paracaidista que nunca se ganó nada en base al trabajo orgánico, y menos propio.

Pero además qué bueno que el ‘tarado’ de Tuto se refiera a la cobardía, pues ya es hora de que cumpla el desafío que le lanzó a quien hoy trata de cobarde, como es el presidente Evo Morales; anunciando que si en las últimas elecciones de 2014 Evo Morales superaba más de 60%: Tuto se comería su reloj. Claro que hasta la fecha el cobarde Tuto no ha cumplido el desafío que le lanzó a Evo, a quien irónicamente lo llama cobarde; pero además es quien le ha dado ya sendas tundas a Tuto en distintas justas electorales.

Desde luego que Tuto nunca va a cumplir ese desafío, como tampoco va a superar el escuálido 5% que tiene de apoyo, por lo que Tuto va a seguir detrás de Evo, porque necesita de su luz para poder brillar.