‘No eres nadie hasta que te disparan’

Jackeline Rojas Heredia

El poeta español Rafael Soler es uno de los escritores más representativos de lo que se ha denominado ‘la nueva literatura española’. Su producción literaria se destacó desde 1979, cuando publicó su novela El Grito, y le siguió el libro de poemas Los Sitios Interiores, en 1980, desde ese momento participó en múltiples eventos y festivales poéticos en Europa, Hispanoamérica y Asia, y llegó a obtener una lista de importantes premios.

Soler  estuvo presente en la IV Semana de la Poesía Internacional, que se realizó en la ciudad de Santa Cruz. 

Su reciente obra No eres nadie hasta que te disparan, comentada por grandes críticos, como José Antonio Santano, “no hace sino constatar la existencia de una poesía viva, capaz de alterarnos, por encontrar en ella una fuerza especial, una verdadera eclosión poética que no puede dejar pasar ningún lector que se precie”.

¿Es la primera vez que visita Bolivia?
Así es, fue mi asignatura pendiente durante varios años y estoy feliz de estar aquí, digamos que aprobé la asignatura con nota sobresaliente. Me siento como en casa. Tengo la sana intención de repetir, buscaremos el motivo. 

¿Qué le pareció la IV Semana Internacional de la Poesía? 
Muy bien organizada y perfectamente atendida. Ha sido muy acogedor el encuentro. Hubo momentos muy potentes tanto para los anfitriones como para los que vinimos de fuera, ha sido un privilegio y la oportunidad de salir al encuentro de nuevos lectores.

En el material al que tuve acceso se habló mucho sobre la intención u objetivo de potenciar la poesía contemporánea. ¿Qué entendemos por esto? 

Todo lo que tenemos cerca, todo el universo de poetas que están trabajando cada uno con su voz y su mirada, franqueando las inquietudes que tienen y dándonos lo mejor de su universo tan personal, la suma de muchas voces en buena armonía. Soy de los poetas que siempre llegan con mucha curiosidad a la hora de conocer un escritor, hermano, compañero para aprender de ellos. Hay un movimiento muy interesante que está creciendo y cada vez hay mayor presencia de la poesía, aunque es verdad que necesitamos muchos más lectores.

Me llamaron la atención los títulos de sus poesías. Son oraciones. Una que me dejó intrigada es ‘No eres nadie hasta que te disparan’…
Es el título de mi último libro publicado en octubre en mi país y posiblemente sea publicado también en otros países.

Más que relacionarlo con el título de un poema, me suena a una historia, ¿Alguna vez le dispararon? 

¡Claro! ¡Claro! …De ahí el mensaje de ese libro es precisamente mi convicción de que hasta que no fracasemos, hasta que no nos derriba una enfermedad, el abandono de alguien, no acabamos de crecer. Maduramos mucho más en la adversidad que en el éxito. Yo creo que es ahí donde está el secreto de todo. No en el conflicto del perdedor, pero sí en el conflicto de la persona que se tiene que levantar en la adversidad y a partir de ahí reconstruir su ruta. Incentivo moral.

Podría ser un mensaje para el mundo en general…
Absolutamente, y ahí está el secreto para levantarse cada día con ánimo, emprender la jornada intentando sacar lo mejor. La vida es un regalo, aunque a veces no lo entendamos así porque pasamos una mala racha. Yo he aprendido mucho más de mis derrotas que de mis éxitos. 

Entre escritores se califica a la poesía como el género más hermoso, el de mayor sabiduría, ¿usted está de acuerdo con esa visión?
Absolutamente. En mi caso, además, soy un escritor que ha cultivado otros géneros, como la novela, con cuatro novelas publicadas y premiadas. Sin embargo, a mí me gusta decir, al escándalo de mis amigos socialistas, que por encima de todo soy un poeta que escribe novelas. El género es la poesía, todo lo demás son aproximaciones.

Puede compartir algo más íntimo, ¿cómo está integrada su familia? 
Estoy bien casado. Conocí a mi esposa muy jovencita ella tenía 14 y yo 18, nos enamoramos. Hace poco celebramos las bodas de oro de pareja, de matrimonio llevamos casados 35 años y tengo tres hijos varones que son un tesoro, encantados con que su padre sea escritor y poeta, pero los veo muy poco. (Suspira y ríe) 

¿Alguno de ellos (sus hijos) heredó su pasión por la escritura, la poesía?
No, no, no. Uno es licenciado en Derecho, otro empresario y el pequeño emprendedor está en el sector de la restauración en España, pero sí tengo una nieta de 18 años, Lucía, con la que escribí una novela a medias, yo escribía un capítulo y ella el siguiente e hicimos una historia muy bella.

Desde su posición como escritor español, ¿cómo ve a Bolivia?
Una de mis mayores satisfacciones de esta visita ha sido conocer mejor la realidad de la literatura boliviana, que es muy rica y en la que hay autores muy importantes. En Europa, desde luego en España, Bolivia es una gran desconocida, hay que hacer un esfuerzo para que Bolivia se abra a Europa y que nos conozcamos más, y en ese sentido hay que valorar mucho el encuentro de estos cuatro días en Santa Cruz. 

¿Qué poetas o escritores bolivianos destacaría? 
¿Me pide nombrarlos? No me pida hacer eso. Cuando citas un poeta dejas fuera a cinco, yo siempre digo que el mejor poema para escribir no se ha escrito todavía y que cualquiera de nosotros puede en cualquier momento escribir ese poema perdurable. En todos los poetas encuentro un valor interesante.

¿Me regala uno de sus poemas?
Te regalo tres: 
Siempre vivir te 
costará la vida. 

En un sueño caben todas las palabras que nunca pronunciaste.

(Enseguida pide analizar la última frase)
Fíjese la cantidad de cosas que sugiere un verso así. Para qué vamos a escribir una novela de 400 páginas para contar una historia cuando puedes si tienes la suerte de encontrar algún poema que puede llegar directo al corazón de tus lectores.
Y el tercero:

Vivir es deber con los que viven.