Perú, en estado de emergencia por desastres naturales

Foto: AFP
Damnificados pasan en grupos por las avenidas para no ser llevados por el agua.

 

Fuente: AFP

El fenómeno climático El Niño, que hace semanas golpea la costa de Perú, desató su furia sobre Lima, donde ocasionó miles de personas aisladas en barrios inundados por el desborde de ríos, así como carreteras cortadas y puentes colapsados.

Las fuertes lluvias provocaron aludes de piedras con lodo y la crecida de hasta cinco ríos que circundan la capital, donde viven 10 millones de habitantes, creando un caos nunca visto.

Las intensas precipitaciones también causaron el derrumbe de cerros que bloquearon tramos de la carretera central, la principal vía que conecta el centro del país con Lima, y destrozaron partes de la línea férrea por la que se trasladan los minerales de las minas al puerto del Callao. La minería es el motor de la economía peruana.

“Es una situación difícil, no hay duda, tenemos los recursos” para enfrentarla, dijo el presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien adelantó que evalúa declarar el estado de emergencia en más de 10 de los 43 distritos de Lima.

Sin embargo, el mandatario declaró estado de emergencia en la carretera que conecta la capital con el país, indicando que “el Gobierno explorará otras alternativas” de acceso terrestre.

El Gobierno anunció ayer que destinará 2.500 millones de soles (764 millones de dólares) para reconstruir las zonas afectadas en el país, donde fallecieron al menos 62 personas desde principios de 2017 a causa de los desastres climáticos.

Kuczynski es criticado por la oposición por no haber declarado la emergencia nacional, al tiempo que enfrenta pedidos para renunciar a que Lima albergue los Juegos Panamericanos de 2019 con el fin de destinar más recursos a los damnificados.

Las fuertes precipitaciones son provocadas por el sobrecalentamiento de las aguas del océano Pacífico en el norte de Perú y la ausencia de vientos desde Ecuador.

Calles convertidas en ríos

Lima amaneció con una imagen nunca vista: las lluvias aislaron a miles de vecinos de los barrios del cinturón industrial, algunos de los cuales abrieron los ojos con el agua a la cintura, como ocurrió en las zonas de Huachipa y Carapongo (este).

Los ciudadanos se vieron obligados a hacer cadenas humanas para cruzar las calles, convertidas en ríos barrosos por los desbordes.
Los bomberos y la Policía evacuaron a cientos de personas de esos barrios usando poleas desde los techos de las viviendas.

Frank Luis Limache, un residente de Huachipa, de 29 años, informó que permanecía aislado con más de 30 personas.

La fuerza del río Rimac ya derribó el pasado jueves un inmenso puente peatonal de Lima que une los distritos de El Agustino con San Juan de Lurigancho. 

Sin agua potable

La capital de Perú también hace frente a una severa restricción de agua potable que afecta a casi toda la ciudad, abocada a un alto riesgo de desabastecimiento debido a la turbidez de los ríos, advirtió la empresa pública de agua Servicios de Agua Potable de Lima (Sedapal).

“Desde anoche no captamos agua, los ríos (que vienen de los Andes) están llenos de barro”, indicó el presidente de la compañía, Rudecindo Vega, quien exhortó a la población a no caer en la desesperación y mantener la calma.

 

El presidente Evo Morales envía sus condolencias y solidaridad

El presidente Evo Morales, a nombre del pueblo boliviano, envió ayer sus condolencias por el dolor que provocó la pérdida de vidas en el hermano país de Perú, que fue azotado en los últimos días por desastres naturales, como inundaciones y desbordes de ríos.

“Nos ponemos a su disposición para cualquier colaboración que podamos brindar para cooperar a nuestros hermanos damnificados de Lima, Ica, Arequipa, Lambayaque, Piura y Tumbes”, manifiesta parte de la misiva enviada al presidente Pedro Pablo Kuczynski.

“Enviamos las más profundas condolencias a las familias de las víctimas fatales registradas. Con este motivo, lo saludamos ratificando nuestro respaldo y solidaridad en este difícil momento y reiterando nuestras más altas consideraciones al pueblo peruano, con el que nos unen estrechos lazos de fraternidad”, sigue la misiva.

Así también los países de Venezuela, Nicaragua, Colombia, entre otros, enviaron sus condolencias y mencionaron que el país andino cuenta con el apoyo de esas naciones para combatir los desastres.