Alienígenas llevan años enviándonos señales sin que nos demos cuenta

Foto: Cambio
Las explosiones rápidas de radio

 

Fuente: Sputnick

Científicos revelaron que unas ondas de radio extrañas que están alcanzando la Tierra en realidad podrían ser señales de una nave extraterrestre impulsada por la luz, escribe The Independent.

Las explosiones rápidas de radio (o FRB; por sus siglas en ingles de Fast Radio Bursts), descubiertas en 2007, son destellos de emisiones de radio que duran milisegundos. A pesar de que muy pocas ocurrieron desde 2007, científicos discernieron que las FBR llegan en patrones organizados.

Estas podrían ser la evidencia de tecnología extraterrestre avanzada, opina Avi Loeb, profesor del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian.

“Las FRB son excesivamente brillantes, dada su corta duración y origen a grandes distancias. Y no hemos identificado una posible fuente natural de forma fiable”, destacó Loeb.

En su estudio, Loeb y el académico Manasvi Lingam investigaron si estos ‘mensajes’ podrían emanar de un transmisor de radio. No obstante enviar mensajes a través de la galaxia requeriría un generador de energía solar de tamaño planetario.

Aunque este tipo de tecnología va mucho más allá de la capacidad humana, no se encuentra fuera de las leyes de la física o del alcance de una civilización extraterrestre muy desarrollada.

Asimismo, Loeb y Lingam encontraron que el volumen de la energía que requeriría esta tecnología causaría que se fusionara en sí, a menos que tuviera el doble del tamaño de la Tierra y fuera refrigerada con agua fría.

Lo que resulta menos claro es por qué una gran civilización extraterrestre construiría una instalación así. De acuerdo con los investigadores, la energía enviada impulsa las velas solares interestelares gracias a las cuales las naves espaciales se mueven de la misma forma que un barco se desplaza en el océano.

La construcción que genera las FRB es lo suficientemente potente como para empujar una nave extraterrestre que pesa un millón de toneladas, o 20 veces más que los mayores barcos de crucero jamás construidos.

“Es lo suficientemente grande para llevar a bordo pasajeros a través de distancias interestelares e incluso intergalácticas”, apuntó Lingam.