Un objeto subestelar crea incógnitas

Foto: RT
El cuerpo celestial CFBDSIR 2149-0403.

 

Fuente: RT

En 2012, astrónomos descubrieron en las proximidades de nuestra galaxia un desconcertante objeto aislado de un tamaño mayor que Júpiter.

El hallazgo parecía que iba a convertirse en uno de los planetas interestelares también llamados vagabundos o errantes (que no orbitan alrededor de una estrella) más cercanos que se habían encontrado, pero había un problema: era diferente a todos los planetas errantes que se habían visto hasta ese momento.

El problema que los científicos no lograban resolver era determinar si este extraño objeto, bautizado como CFBDSIR 2149-0403, era un planeta o se trataba en cambio de una enana marrón.

Las enanas marrones son objetos subestelares que pesan más que los planetas más pesados del universo, pero más ligeros que las estrellas.

Más incógnitas

Sin embargo, un estudio llevado a cabo por un equipo de astrofísicos de la universidad de Grenoble (Francia) concluyó, después de dos años siguiendo al objeto, que no se trataba de un planeta y que era más ‘vagabundo’ de lo que se pensaba.

Los científicos analizaron el cuerpo celestial utilizando múltiples telescopios con longitudes de onda diferentes, y descubrieron que es aún más extraño de lo que suponían inicialmente.

Basándose en las nuevas observaciones, el equipo obtuvo una estimación más precisa de su ubicación y de su órbita, y concluyó que CFBDSIR 2149-0403 no forma parte del grupo estelar AB Doradus.

El equipo descubrió que el objeto posee una gravedad muy baja y una cantidad de metales inusualmente alta, un fenómeno conocido en astronomía como alta metalicidad.