Corruptos contra el chavismo

 

Por: Pedro Alfonzo Rojas / Aporrea

“Dime con quién andas y te diré quién eres”. Los refranes no se pelan. Una miradita a los supuestos líderes opositores que andan desesperados por sacar al chavismo del gobierno. Otra miradita a los que desde afuera están ‘empatados’ con los de adentro en una campaña que ya va por los 17 años. El otro refrancillo es que ‘mono no se ve su rabo’, y mucho menos si es de paja.

Un desfile de corruptos es lo que hay en los países perritos ‘preocupados’ por Venezuela. Les han hecho creer que hasta una hambruna hay en el país. Que el país está pasando por una crisis humanitaria. Pero, ¿quiénes son los cachorritos que están metiendo las narices en Venezuela sin oler lo que está pasando en su propio país?

Comencemos por Argentina. Un país que fue llevado a la desgracia hasta hace unos 10 años que comenzó su recuperación de la mano de Néstor Kirchner y luego Cristina de Kirchner, perseguida actualmente por el gobierno de turno. Hoy Argentina va camino a la misma desgracia. 13 millones de pobres en menos de dos años. Decenas de miles de desempleados. Persecución, represión, y una diputada presa por el solo hecho de no caer bien.

Como los opositores acabaron con la Asamblea Nacional, la disolvieron, la llevaron a la nada, y no tienen nada que hacer porque nadie les para bolas, ahora andan arrastrándose de corrupto en corrupto. Agarraditos de la mano con quienes están metidos hasta el ano en actos de corrupción. De los 250 diputados que destituyeron a Dilma Rousseff, 200 tienen denuncias por actos de corrupción.

Michel Temer, el capo mayor, traidor, golpista, dictador, es el amigo de la oposición en Venezuela. Sin pena ninguna van a Brasil a reunirse con corruptos golpistas. Casi todo el tren ministerial está salpicado de una u otra manera por la inmoralidad. Si con estos capos es que anda la oposición venezolana, de plano se puede decir quiénes son.

Renuncia un canciller matraquero y entra otro peor. El saliente arremetió contra Venezuela siempre con cara de yo no fui y por dentro estaba podrido a ñoña. A cadáveres como ese los opositores venezolanos le tienden la alfombra. Entra otro y lo primero que hizo fue arremeter contra Venezuela y su soberanía, pero no se había visto el rabo.

Ya el nuevo canciller, el tal Aloysio Nunes, recién llegadito, está denunciado por actos de matraqueo o corrupción. Lo denuncian por haber recibido nada más y nada menos que 500.000 dólares de Odebrecht. Otro pana burda de la oposición venezolana. Ahora un nuevo cachorrito del imperio: Pedro Pablo Kuczynski, un apellido de una raíz peruana de sangre indígena. No le preocupa su país sino Venezuela. En sus arremetidas mete a todos en el mismo saco. Dice que Latinoamérica no es más que un perrito faldero, le faltó poco para decir eso. Arremete recién graduadito de presidente contra la soberanía de la patria de Bolívar. También denunciado por matraqueo con Odebrecht.

Ni se diga lo de Colombia. Qué puede vomitar un colombiano en contra de Venezuela. Un país donde vive el sortario. Que en cualquier esquina está la muerte. Cualquier vecindario, caserío, montaña. Donde matan por placer. Un país sin control. Hasta allá van los opositores venezolanos a demostrar su incapacidad política. A pedir auxilio. No les da pena.

“Dime con quién andas y te diré quién eres”. Con esos personajillos anda Julio Borges echando peste contra su propio país. Ya ni se diga de Leopoldo López, porque está encanao. Capriles va palo abajo. Ramos Allup, un cadáver insepulto. María Corina, nada que decir. Más una cuerda de cararjitos que hasta se han atrevido a decir que consumen marihuana.

Ese es el liderazgo que se gasta el pueblo opositor. Una cuerda de corruptos desde el exterior que pronto estarán en la chirola, atendiendo la visita de opositores sin vergüenzas venezolanos que no les duele su patria. Claman por una invasión. A ellos no les entra bala.