Sergio Almaraz Paz o el ferviente boliviano

Foto: Cambio
Portada del libro El Poder y la Caída.

 

Por: Alejo Brignole

Sergio Almaraz Paz fue, sin duda, un excelente modelo de intelectual comprometido que puso sus ideas y su obra escrita al servicio de un humanismo político y social. Compromiso que no abandonó hasta su temprana muerte, a los 39 años.

Nacido en Cochabamba el 1 de diciembre de 1928, su padre era profesor de Química y por eso Sergio creció en un ambiente donde los libros y el estudio no eran estímulos extraños. El año de su nacimiento, en Perú, otro escritor que pasaría a la historia social latinoamericana, José Carlos Mariátegui, publicaba su célebre obra Los 7 Ensayos y fundaba el Partido Socialista del Perú. Sergio —que más tarde leyó con fruición a Mariátegui— también sería en sus años de la juventud un ferviente defensor de las ideas socialistas.

Mientras transcurrió su infancia, tuvieron lugar algunos capítulos determinantes en la historia boliviana, como la Guerra del Chaco (1932-1935) y el gobierno nacional del general José David Toro Ruilova, quien en 1936 crea Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y deja sin efecto los contratos con la petrolera estadounidense Standard Oíl por fraude al Estado.

También durante la niñez de Sergio aparece el periódico La Calle, que iniciará en Bolivia un periodismo nacionalista y defensor de ideas socializantes. Cuando Sergio tenía 11 años se funda el Partido de la Izquierda Revolucionaria (PIR), del que formará parte importante años más tarde.

Cuando el futuro escritor termina sus estudios secundarios, debe decidir su rumbo profesional, pero ve que para los jóvenes de clase media como él, que no poseían riqueza ni lazos políticos familiares, solo la abogacía aseguraba un puesto en la burocracia estatal y un lugar con aspiraciones sociales ascendentes, por lo que ingresa en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la ciudad de La Paz para estudiar Derecho. Pero allí también comienza su militancia política en el Partido de la Izquierda Revolucionaria, y en 1946 viaja a Chile para formarse en la Escuela de Cuadros Políticos del Partido Comunista Chileno. Por esos meses y a su regreso de Chile, se une afectivamente a una militante del PIR, Renata Kochmann, y funda Unidad, el periódico interno del partido, con colaboradores como los hermanos Ballón, donde hace —entre otros artículos— misceláneas sobre historia del PC soviético. Se entrega con fervor a escribir y proclamar las ideas socialistas, de las que la URSS era un faro natural.

Será él, junto con militantes del PIR y otros socialistas como José Pereyra, Víctor Hugo Líbera, Mario Monje Molina, Ramiro Otero Lugones, Jorge y Luis Ballón Sanjinés, quien funde en 1950 el Partido Comunista Boliviano, que es inmediatamente declarado ilegítimo por el gobierno de Mamerto Urriolagoitia.

Al año siguiente, en 1951, contrae matrimonio con Elena Ossio y ambos forman parte de la Delegación Boliviana al II Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes de Berlín. Y allí en Europa son invitados al Congreso Mundial de la Paz celebrado en Viena. Viajan También a Varsovia.

Estos viajes, militancia y estímulos hacen de Sergio un importante ideólogo de la nueva formación comunista, pero por conflictos internos, por sus ideas de una Bolivia libre y descolonizada, que a veces se ubicaban al margen de la disciplina partidaria de PC, es expulsado en 1955. Aunque esta expulsión fue una respuesta política del PC boliviano, pues Sergio Almaraz Paz, en realidad, había renunciado al partido días antes. Luego el PC lo defecciona, pero como una maniobra para salvar su propia imagen partidaria.

En 1958, Sergio publica la primera de sus obras fundamentales de investigación y reflexión política, indignado por la deriva de la vida pública nacional, contaminada de intervencionismo  estadounidense y con la riqueza boliviana concentrada en pocas manos. La obra Petróleo en Bolivia es hoy un hito fundamental en la literatura política de nuestro país. Probablemente este libro de Sergio Almaraz Paz estuvo influenciada por la obra de Rómulo Betancourt (el que fuera político y presidente venezolano entre 1945 y 1948), quien en 1956 publicó: Venezuela, Política y Petróleo. 

Años más tarde vendrían otras obras políticas donde el análisis económico está impregnado de reflexiones estratégicas, de pensamientos doctrinales llenos de ideas sociales y militantes para el ciudadano boliviano. En 1961, publica en la revista Canata, el ensayo Buscando el De Profundis de una Generación, y en 1967 escribe su otro gran hito literario: El Poder y la Caída. El Estaño en la Historia de Bolivia, que ya antes de ese año había obtenido el Primer Premio de Ensayo en Cochabamba. 

Lamentablemente, Sergio Almaraz Paz padecía de úlceras estomacales. Para 1968 tenía terminado su libro quizás más representativo, su personal síntesis entre la reflexión y el compromiso ideológico, Bolivia: Réquiem para una República, donde expresa todas sus angustias por el saqueo, el intervencionismo norteamericano que llenaba de miserias aquella Bolivia entregada y de rodillas. Quizás estas dolencias políticas terminaron por manifestarse en su cuerpo. El dolor del alma, convertido en palabra y en padecimiento físico. Muere en 1968, a los 39 años, debido a una perforación gástrica, sin ver publicada su obra final, que será editada póstumamente al año siguiente.

Sergio Almaraz Paz fue un arquitecto de las ideas sobre lo que debe ser un Estado fuerte, una nación organizada contra el enemigo expoliador y un visionario de lo que debe encarnar la lucha de todo un pueblo por su dignidad. Hoy Sergio Almaraz Paz, probablemente, hubiera bailado de júbilo en la calles de esta Bolivia realizada, como la que él siempre soñó.

Además de las obras aquí citadas, véase de Sergio Almaraz Paz sus monografías y artículos de prensa, como Revolución y Clase Media, de 1963; Rebelión y Servidumbre, de 1964, y el documento El Nacionalismo Revolucionario y La Ocupación Norteamericana, de 1967. Y la obra Luis H. Antezana y otros: El Pensamiento de Sergio Almaraz, Ed. por el Centro de Investigación de Sociología, (CISO) de la Universidad Mayor de San Simón, Bolivia, 1993. Y también los diversos trabajos recopilatorios de Marcelo Quiroga Santa Cruz sobre el autor.