[Editorial] El dinamismo caracteriza a la economía nacional

Willy Franz Acarapi Sullca

En los primeros meses de este año, el desarrollo de la economía del país se mantuvo ágil debido a un fuerte flujo de inversiones, lo cual hace prever al Gobierno que hasta fin de año se podría alcanzar un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 4,7% o más.

Al igual que en pasados años, el crecimiento económico nacional se mantiene estable y firme si se toma en cuenta que en el período 2006-2015 el promedio de crecimiento del PIB anual fue del 5% y por cuatro años el más alto entre los países de Sudamérica, tres de ellos de forma consecutiva (2014-2016).

La pasada semana, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, dijo que en los primeros dos meses de 2017 la economía registró un dinamismo, lo cual es una buena señal de que este año se logre un crecimiento mayor al 4,5%. A esta perspectiva se debe añadir el respaldo del sector productivo, que a través del presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Ronald Nostas, expresó su apoyo a las metas de desarrollo del Gobierno con una proyección del PIB del 4,7%.

Las proyecciones alentadoras del Gobierno y el respaldo del empresariado nacional nos hacen ver que todos los sectores apuntan y apuestan por el desarrollo del país.

El PIB mide el desarrollo económico, y es la suma de los valores monetarios de los bienes y servicios que son producidos por un país durante un período, generalmente de un año.

En este marco, el PIB nominal boliviano registró un incremento de $us 9.568 millones, en 2005, a $us 33.765 millones, en 2015.

De acuerdo con las metas del Plan de Desarrollo Económico y Social (PDES) 2016-2020, Bolivia registrará un crecimiento económico promedio del 5% anual. Se prevé además que el PIB nominal alcanzará a $us 57.000 millones, además de una inversión pública de $us 48.574 millones.