Gobierno descarta daño económico al Estado por Corsán Corviam

Archivo
Una ruta en construcción similar al de Ixiamas-San Buenaventura.

Fernando Carrafa Arancibia

El presidente Evo Morales señaló que el abandono de la empresa española Corsán Corviam a la construcción de caminos y planta hidroeléctrica no afectará económicamente al Estado, pero se perderá tiempo en restablecer las obras paralizadas.

La empresa española se adjudicó la construcción de la carretera Ixiamas-San Buenaventura y la edificación de la planta hidroeléctrica Miguillas, ambos proyectos en el departamento de La Paz.

"Lo que me informan, lo que corresponde es ejecutar la boleta de garantía, el Estado ni en el tema de la hidroeléctrica ni en el tema de carreteras va a perder económicamente, pero sí vamos a perder tiempo, lamento mucho, ojalá esta empresa sea responsable con los contratos", apuntó el Presidente en conferencia de prensa.

La Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) aseguró que se garantiza $us 120 millones para continuar con los trabajos que abandonó la empresa.

La compañía internacional subcontrató a 117 microempresas para realizar parte del proyecto caminero, sin embargo hace seis meses que Corsán Corviam no les pagó por los servicios contratados y mantiene una deuda de alrededor de $us 60 millones, los trabajadores afectados se movilizaron ayer en la ciudad de La Paz para exigir atención a sus demandas.

Caso Taladros de YPFB

El Jefe de Estado señaló que se sancionará a los responsables de hechos irregulares en la compra de taladros de la empresa italiana Drillmec, por parte de YPFB.

Anunció un proceso de investigación en todos los ministerios y empresas públicas para garantizar transparencia en la administración de recursos.

"Una investigación que viene desde la presidencia y va a hacerse en todos los ministerios, es una forma de luchar contra la corrupción directa. Caiga quien caiga se procesa". añadió Morales.