La CPE mejoró la protección de los derechos laborales

Foto: Carlos Barrios
Un grupo de trabajadores despedidos de La Paz Limpia protesta por el incumplimiento de las normas laborales.

Victor Hugo Chambi Ocaña

La nueva Constitución Política del Estado (CPE), vigente desde 2009, mejoró la protección de los derechos laborales de los trabajadores del país, lo que les permite tener garantizada la estabilidad en su fuente de trabajo a diferencia del pasado neoliberal.

El abogado laboralista Rino Vásquez Sánchez afirmó que con la nueva Carta Magna “mejoró bastante la protección de los derechos laborales; en la Constitución y las normas laborales existen principios y preceptos que favorecen al trabajador en toda su estancia, como la continuidad y la estabilidad laboral”.

Habló de los 10 artículos de la sección III de la Constitución, que hace referencia al derecho de los bolivianos al trabajo y empleo.

En estos articulados se establece el derecho a un “trabajo digno, con seguridad industrial, higiene y salud ocupacional, sin discriminación y con remuneración o salario justo, equitativo y satisfactorio, que le asegure al trabajador y a su familia una existencia digna”.

Además de esos artículos, está vigente la Ley General del Trabajo, aprobada en 1939. Vásquez destacó la aprobación del Decreto Supremo 28699, del 1 de mayo de 2006, “que determina los principios elementales del derecho laboral”, diametralmente opuesto al Decreto 21060, que establecía la libre contratación y despido de los trabajadores, que inclusive podía determinarse sin un justificativo.

Los principios laborales establecidos en la Constitución y el Decreto Supremo 28699 mejoraron las condiciones de estabilidad laboral de los obreros y establecen un proceso sumario para resolver los conflictos laborales suscitados a razón de algún despido injustificado.

A diferencia del pasado neoliberal, cuando los procesos judiciales laborales duraban entre cuatro y seis años, con el Estado Plurinacional se cambia el procedimiento y se establece una vía sumaria administrativa para resolver los conflictos entre trabajadores y empleadores.

El nuevo procedimiento señala que ante un despido que el empleado considere injustificado puede presentar su queja en el Ministerio de Trabajo para que en una audiencia única se resuelva la controversia.

“Si el empleador no asiste a esta audiencia, directamente se toma en rebeldía y se sigue y prosigue con la causa. El hecho de no asistir es prueba plena de que el trabajador hubiese sido despedido de forma injustificada, eso ya es una forma de desarrollar cualquier situación a su favor”, explicó el jurista especializado en temas laborales.

Empleadores y jueces incumplen 
Para Vásquez, son muchos los empleadores y jueces que desconocen los nuevos preceptos laborales establecidos, por lo que se dificulta la aplicación de los principios constitucionales.

Ante esa situación, recomienda a los laboristas del país luchar por sus derechos y hacer prevalecer la protección que les brinda la Carta Magna.

Contexto

  • La Ley General del Trabajo fue promulgada por el presidente Germán Busch.
  • En 2006 se aprobó el Decreto 28699, que derogó la libre contratación del DS 21060.
  • Diez artículos de la Carta Magna garantizan el derecho al trabajo.