La reforma económica deja resultados tangibles

En una fecha tan importante como es el 1 de mayo, es oportuno hacer un balance de la realidad socioeconómica del país después de 11 años de reformas, período en el que también se generaron beneficios para los trabajadores del país, como el aumento del salario mínimo nacional, incremento de la inversión para crear nuevas fuentes de trabajo y la reducción de la pobreza mediante la redistribución de la riqueza.

¿Cómo reciben las familias bolivianas el Día del Trabajador? En general bien, situación que refleja una política económica adecuada y responsable que se evidencia en los indicadores positivos que registra el país: cuatro años de crecimiento sostenido del Producto Interno Bruto. Además, el Estado veló porque la crisis internacional no afecte a los trabajadores.

Cuando se hacen evaluaciones de coyuntura y/o de períodos más largos, el análisis tiene que ser objetivo y debe realizarse a la luz de los resultados. Desde 2006, mediante la implementación del Modelo Económico Social Comunitario Productivo, el Gobierno mantuvo un crecimiento económico sostenido gracias al impulso a la demanda interna (consumo e inversión).

Desde el estallido de la crisis financiera, que tuvo su origen en Europa y luego repercutió en los mercados de valores, la crisis ha contagiado a varios países de la región, pero no la economía boliviana. El Estado tuvo la virtud de tomar medidas oportunas y planificadas con antelación que se tradujeron en notable incremento de las reservas internacionales, el fortalecimiento del sistema financiero, el impulso al sector productivo y a los créditos de vivienda social, entre varias medidas.

En materia salarial, la política siempre estuvo orientada a reponer el poder adquisitivo de los trabajadores, prueba de ello es que el último acuerdo entre autoridades del Gobierno con dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) establece un aumento de 7% al haber básico y de 10,8 % al Salario Mínimo Nacional (SMN), que ascendió a Bs 2.000. Además, el incremento de los ingresos de los trabajadores también tiene efecto directo en la demanda agregada y contribuye a dinamizar la economía.