24 de mayo: racismo y culpables libres

Foto: Cambio
Campesinos fueron agredidos y humillados por una turba, impulsada por el Comité Interinstitucional de Sucre.

Gonzalo Pérez Bejar

El 24 de mayo de 2008, alrededor de 50 campesinos fueron vejados en la plaza 25 de Mayo de Sucre. Una turba les obligó a pedir perdón por las tres muertes que se registraron durante los enfrentamientos por la capitalidad.

Esta agresión fue denunciada y llevada a tribunales donde los principales instigadores fueron sentados en el banquillo de los acusados para que respondan por aquel ultraje que, en criterio del viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas, “no es suficiente” a pesar de la sentencia que se dictó en marzo de 2016.

“Hay sentencias que a nosotros no nos convencen, como la de Leopoldo Fernández, que ha sido uno de los autores intelectuales de la masacre de Porvenir”, afirmó.

Jhonny Peralta, sobre lo ocurrido ese 24 de mayo de 2008, comentó que fue una humillación que nunca se podrá enmendar. “No ha cicatrizado bien, en el sentido de que en el país aún impera una sociedad clasista y no se acortaron las brechas sociales entre ricos y pobres, a pesar de las políticas que aplicó el actual Gobierno”, dijo.

Un segundo elemento que lo expuso está relacionado con un racismo velado y sutil de parte de sectores que no comprenden el momento histórico que se vive desde la aprobación de la nueva Constitución Política del Estado (CPE), en 2009.
Peralta hizo énfasis en que los sectores sociales y las naciones que la conforman deben apuntalar y consolidar un Estado Plurinacional.

El gobernador del departamento de Chuquisaca, Esteban Urquizu, aseguró que lo sucedido en esa jornada del 24 de mayo de 2008 fue una agresión preparada por los partidos de derecha en coordinación con la Embajada de los Estados Unidos.

“El propósito era que no avance la Asamblea Constituyente, por eso han bloqueado desde un principio y eso fue lo que sucedió ese sábado”, afirmó.

JUICIO
El 1 de marzo de 2016, el Tribunal de Sentencia de Padilla, presidido por Offman Padilla, y los jueces ciudadanos Erlinda Sardán y Juan Carlos González, emitió su fallo contra los 14, de los 18 acusados, que fueron llevados a proceso por el caso de discriminación.

La sentencia contra los implicados oscila entre tres y seis años. Sin embargo, 13 de ellos apelaron la resolución y están libres.
Para impedir que se vuelvan a repetir estos hechos, se promulgó la Ley Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación (Ley 045) y se declaró al 24 de mayo como el Día Contra la Discriminación.

Cárdenas señaló que la fecha debe permitir al pueblo boliviano hacer una reflexión y rendir un homenaje a los perseguidos y maltratados.
Un informe de la Dirección Nacional de Lucha Contra el Racismo y Discriminación señala que en 2016 se registraron 54 denuncias por estos hechos, de las cuales se resolvieron 11 por la vía administrativa.