"Mis triunfos los dedico a mi madre, Carolina"

Roland Keller es un baluarte en el ráquetbol.
Gobernación de Santa Cruz

La Paz / Julio Céspedes

Roland Keller perdió hace un año y medio a su progenitora. Se la llevó un cáncer de mama. Es un destacado jugador de ráquetbol. Da gracias al apoyo que le da la gente.

—¿Qué evaluación hace de su carrera como raquetbolista hasta el momento?
—Es una carrera sacrificada que requiere de tiempo y dejar cosas de lado, pero con los resultados me mantengo vigente. Es una carrera bendecida con logros nacionales e internacionales.
—¿Cuál es su mejor recuerdo?
—Una medalla de plata en dobles y una de bronce por equipos en los Juegos Deportivos Panamericanos Toronto 2015, un título en dobles en un campeonato panamericano de ráquetbol en Chile hace cuatro años en Open y preseas de bronce en individual en mundiales Junior.
—¿Y recuerdos ingratos?
—En 2007 me disloqué un hombro, como unas nueve veces esa lesión me sacó de torneos. Visité a varios médicos en Argentina, Chile y Bolivia, la mitad me aconsejó que me operara y la otra me decía que no era necesario, tenía ese dilema y preocupación, pero decidí no operarme y llevé adelante sesiones de fisioterapia y me recuperé.
—¿Una anécdota?
—En el Mundial Junior de Cochabamba en 2007 estaba jugando contra un canadiense, era la primera vez que mis papás veían un partido mío en un torneo internacional, estaba perdiendo 6-14 un set, pero me recuperé y gané 15-14. Vi que todos festejaban, entre ellos mi papá, tengo en mi mente como un cuadro su cara de alegría, eso lo recuerdo siempre y es una motivación.
También llevo en mi mente a mi mamá, que falleció hace un año y medio. Siempre nos apoyó a mi hermano Carlos y a mí en el ráquet. Tenía cáncer de mama, la metástasis le afectó los pulmones y falleció. Le dedicamos nuestros triunfos a ella, su nombre es Carolina Vargas, fue integrante de las selecciones nacionales de básquet y voleibol.
—¿Cómo fue que empezó a jugar ráquet?
—María José Vargas (destacada raquetbolista boliviana) es mi prima hermana, ella nos invitó a jugar a mi hermano y a mí desde niños, y nos gustó. 
—Para el Panamericano que se jugó en abril en Costa Rica pidió dinero por Internet para sus gastos, ¿cómo se dio?
—Un día acabé un entrenamiento físico, me senté, estaba cansado, y me puse a pensar. Dije dentro de mí: yo acá me 'matoneo' y ni siquiera sé si voy a viajar.
Yo ya tenía pasajes por parte del Sedede de Santa Cruz, y la Federación pagó mi inscripción con dinero del COB, pero me faltaba 910 dólares para hospedaje y alimentación.
Yo posteé eso, pero solo como un comentario de mi estado, porque estaba frustrado. La idea o intención no era pedir dinero, pero mis amigos, familiares y la gente comenzaron a responder, y me pidieron que ponga mi número de cuenta y lo puse. El apoyo llegó a 1.500 dólares, lo que sobró le di a los otros seleccionados. El apoyo me dejó impresionado, estoy muy agradecido con la gente.

--

Dato

Roland Keller Vargas nació en Santa Cruz (27 años). Además de raquetbolista es ingeniero industrial, trabaja en la Villa Deportiva Abraham Telchi, del Sedede.