ENDE invirtió históricos $us 825 millones en 2016

Archivo
Líneas de transmisión de electricidad.

Desde la nacionalización de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), Bolivia invirtió $us 825 millones en 2016, cantidad que se constituye en niveles históricos nunca antes registrados en la historia energética del país.

En el período señalado, la estatal de electricidad inyectó recursos en la construcción y equipamiento de ciclos combinados de las plantas termoeléctricas del Sur (Tarija), Entre Ríos (Cochabamba) y Warnes (Santa Cruz).

En septiembre de 2016 culminó la construcción de la planta eólica Collpana fase dos, en Cochabamba, proyecto que adicionó 24 megavatios (MW) al Sistema Interconectado Nacional (SIN).

De igual forma, ENDE nacionalizada invirtió en la ejecución de los proyectos hidroeléctricos Misicuni y San José, ambos también en el departamento de Cochabamba.

Dichas inversiones se orientan a generar excedentes de electricidad con la finalidad de convertir al país en exportador de energía.

"Este año tendremos 247 megavatios de excedentes para exportar sin comprometer la demanda interna, una de las condiciones para exportar electricidad, ya que se debe precautelar y garantizar el consumo interno, y para 2020 tenemos proyectado tener un remanente de más de 2.400 megavatios", informó el viceministro de Tesoro y Crédito Público, Sergio Cusicanqui.

Los datos de la Memoria de la Economía Boliviana 2016 revelan que la inversión de ENDE se incrementó de $us 24 millones en 2008 a $us 99 millones en 2013 y $us 231 millones en 2015.

Bolivia centro energético

El Estado boliviano tiene proyectado convertirse en el centro energético de Sudamérica con la exportación de los excedentes de electricidad, principalmente generado con los proyectos hidroeléctricos.

De acuerdo con los estudios técnicos de la empresa nacional de energía, Bolivia tiene un potencial hidroeléctrico que alcanza a 40.000 MW.

En el corto plazo, el país estima vender entre 80 MW y 120 MW de electricidad al mercado argentino según los convenios establecidos.

El ministro de Energías, Rafael Alarcón, dijo que en los próximos días negociarán con un equipo técnico argentino la venta de 1.000 MW al vecino país.