Damián Ayma Zepita, de fotógrafo trajinante a itinerante

Damián Ayma Zepita

 

Jackeline Rojas Heredia

El Museo de Etnografía y Folklore (Musef), dependiente de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia, ha dado continuidad a una importante labor de investigación sobre la vida, familia y aporte del fotógrafo orureño Damián Ayma Zepita.

Fue en 1992 que el personal del Musef, dirigido en ese entonces por Luis Oporto Ordóñez, descubre al fotógrafo y conoce su “impresionante archivo de imágenes”, como afirmó Oporto Ordóñez, actual director de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional. 

El 10 de mayo el Musef, dirigido Elvira Espejo, publicó el catálogo Damián Ayma Zepita, el fotógrafo Itinerante. En la introducción del trabajo se destaca que el punto de partida, para la posterior publicación, fueron las fotografías que ya poseía el repositorio hace años.

El descubrimiento de Damián y su obra ocurrió en agosto de 1992, cuando un equipo del Musef, junto con Oporto, se trasladó a Oruro en una misión de “antropología de urgencia” para cubrir la fiesta de San Agustín de Toledo. “Fue en esa fiesta en la que encontré a Damián Ayma vendiendo copias de sus fotografías. Las compré, y cuando él se percató de que no teníamos hospedaje ofreció su casa, sin consultar con su esposa”, contó Oporto. En la vivienda de Ayma Zepita se produce un conflicto porque la esposa se molestó al ver a extraños, pero el fotógrafo calmó el ánimo de su compañera y le explicó que los visitantes lo acompañaban para ver sus fotografías. “Así me mostró un caudal, un tesoro. Le dije que lleve todo al Musef, y compramos la colección”. En abril de 1993, el repositorio adquirió el archivo fotográfico. No así en 1989, como afirma el reciente catálogo.

Oporto Ordóñez, además de realizar los trámites para que el Musef adquiera las fotografías de Ayma Zepita, escribió una semblanza sobre el fotógrafo y la publicó con el siguiente título: Fotografía rural y acumulación histórica. Fotógrafos trajinantes, en Común Revista de Cultura. (La Paz-Nº 5, 1996) y antes en el suplemento Puerta Abierta.

Damián Ayma Zepita también fue incluido en la primera edición del Diccionario de Archivistas Guardianes de la Memoria (2012), editado por la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea, cuya reciente segunda edición se presentó el 12 de mayo en la ciudad de Sucre.

El diccionario resalta el origen del artista en San Agustín de Toledo, Oruro, en 1927, “Fotógrafo trajinante y agricultor aymara, su innata afición a la fotografía lo llevó a inscribirse en un curso profesional de Buenos Aires (1948) y permaneció en esa ciudad argentina hasta 1952, tomó fotografías para importantes medios de comunicación. Con esporádicas visitas a su tierra”.

La publicación destaca el registro de imágenes que permitió recuperar la historia de la vida rural entre 1948 y 1989. El fotógrafo vendió alrededor de 1.373 negativos, pero se cansó de visitar el Musef por un cheque que demoró en salir. 

En 1994 salió el cheque, y para que Ayma Zepita se presente a cobrarlo Rubén Vargas publica parte de esa historia un domingo. “El lunes entró Damián Ayma a mi oficina, agitado, blandiendo el periódico en la mano. Y fue el hombre más feliz del mundo”, recordó Oporto.

El equipo dirigido por Milton Eyzaguirre amplió la historia del fotógrafo y la de su familia, compuesta por varios fotógrafos. Al parecer se amplió también el archivo fotográfico inicial adquirido por el Musef de sus familiares.