Bolivia protesta por negativa de visas y denuncia freno al derecho a la defensa

Foto: Agencia UNO

Roberto Medina Buezo / Cambio

El Gobierno de Bolivia manifestó ayer su protesta a su similar de Chile por el rechazo a la solicitud de visa de cinco autoridades del Estado. Señaló que este veto va en contra del derecho a la defensa de los nueve connacionales detenidos en ese país.

Luego de que el Gobierno de Chile le negó la visa de ingreso al ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Héctor Arce Zaconeta, el Ministerio de Relaciones Exteriores citó al cónsul trasandino Manuel Hinojosa para expresarle su protesta por dicha negativa.

Hinojosa fue recibido cerca del mediodía de ayer por la viceministra de Relaciones Exteriores, Guadalupe Palomeque, y la viceministra de Gestión Institucional y Consular, María del Carmen Almendras, en la Cancillería.

El Ministerio de Relaciones Exteriores, a través de su cuenta oficial de Twitter, informó que se convocó al Cónsul General de Chile “para manifestar su protesta por la negación de visas a autoridades bolivianas”, que con la de Arce Zaconeta suman cinco negativas.

El primero en sufrir el veto fue el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, el 28 de marzo; luego se rechazó la petición al presidente del Senado, José Alberto Gonzales, y al inspector general del Ejército, Williams Kalimán; y el 11 de abril, a la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño.

Ferreira, Gonzales, Kalimán y Montaño tenían la intención de visitar a los nueve bolivianos que están detenidos de forma preventiva en la cárcel de Alto Hospicio, desde el 22 de marzo, acusados por los delitos de robo con intimidación, porte ilegal de armas y contrabando.

En tanto, el ministro Arce Zaconeta tenía que preparar la defensa de los nueve bolivianos para la audiencia del 25 de mayo.

Antes de que se realice la reunión en la Cancillería, el Ministerio de Relaciones Exteriores emitió un comunicado en el cual señaló: “La negativa chilena a permitir el ingreso de autoridades del Estado boliviano a su territorio, en este caso, va en contra del derecho a la defensa de nuestros connacionales injustamente detenidos en ese país”.

Además consideró que “este tipo de actitudes de parte del Gobierno chileno no contribuye a restablecer los lazos de solidaridad y hermandad que deben prevalecer entre los pueblos de Bolivia y Chile”.

A pesar de las dificultades, el Ejecutivo boliviano señaló que “continuará desarrollando todas las acciones y gestiones que se encuentren a su alcance para lograr la liberación de nuestros nueve compatriotas y persistirá firme en su convicción de que el diálogo es el único camino para resolver incidentes fronterizos como el ocurrido hace dos meses”.

A la postura nacional, Chile respondió con un comunicado en el cual señala: “La visa denegada al Ministro de Justicia de Bolivia —como también a otros cuatro personeros de ese país— no tiene ningún efecto sobre el derecho a la defensa de los ciudadanos bolivianos detenidos, acusación reiterada por parte de las autoridades bolivianas, pero sin fundamento”.

Frente a ello, el ministro Arce Zaconeta replicó que por más que Chile lo rechace “están negando la posibilidad de coadyuvar en la defensa de los nueve bolivianos, que necesitan el apoyo de su Estado”.

Arce Zaconeta rechazó además que en su último viaje a Iquique se hubiera referido con expresiones injuriosas contra las autoridades y el Poder Judicial chileno, argumento que empleó La Moneda para negarle la visa.

“No hemos calificado a personas, hemos calificado aptitudes, con términos que están en la lengua castellana, con términos que no ofenden a nadie y que solamente demuestran la verdad”, indicó al canal estatal.

El Ministro señaló que los funcionarios no cometieron ningún delito y sostuvo que “el Gobierno chileno pretende utilizar a estos nueve ciudadanos bolivianos como rehenes para otros fines”, esto por la demanda marítima que se inició contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en 2013.

---

Romero observa actitud de venganza en Chile

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, aseguró que negar la visa de ingreso a Chile a los ministros del Estado y a otras autoridades es una probable “vendetta” (venganza) por la demanda marítima que se presentó en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, en 2013.

Romero señaló que el ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Héctor Arce Zaconeta, y el titular de Defensa, Reymi Ferreira, tuvieron un papel activo e importante en la realización de los trámites de la demanda marítima, por ello es que La Moneda no quiere que ingresen.

Lamentó además la intolerancia y discriminación hacia ciudadanos bolivianos de parte de las autoridades del vecino país.

“Esa conducta no expresa el carácter, la personalidad ni la cultura del pueblo chileno, por quienes siempre vamos a sentir admiración y cariño frente a actitudes prepotentes, soberbias, discriminatorias y provocadoras contra el pueblo boliviano”, indicó.

Ante las determinaciones chilenas, Romero destacó el apoyo y expresiones de solidaridad de varios países de la región y otros continentes en favor de los nueve bolivianos, sus familiares y los periodistas que también sufrieron atropellos.

“Lo cierto es que estas actitudes convocan más bien a una mayor solidaridad de la comunidad internacional, que está de parte de la justicia”, afirmó.

----

Consejo Permanente de la OEA expresa solidaridad con los familiares de los nueve

El presidente del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Diego Pary, expresó su solidaridad con las autoridades bolivianas, con los nueve funcionarios recluidos de forma preventiva en Chile, desde el 19 de marzo, y con sus familiares que a diario claman por justicia y su pronta liberación.

“Desde la presidencia quiero expresar solidaridad con el pueblo y el Gobierno de Bolivia y las familias de los nueve ciudadanos bolivianos detenidos en Chile, detenidos hace más de 50 días en la frontera que une a Chile y Bolivia cuando cumplían sus tareas cotidianas de lucha contra el contrabando”, señaló Pary durante la sesión ordinaria del Consejo del organismo hemisférico.

Luego de ser imputados por los delitos de robo con intimidación, porte ilegal de armas y contrabando, la jueza Isabel Peña decretó la detención preventiva de los funcionarios en la cárcel de Alto Hospicio por 120 días, mientas se investiga lo ocurrido.

El Gobierno boliviano aseguró que el conflicto debió resolverse por la vía diplomática, como se procedió en anteriores hechos; en tanto el Ejecutivo chileno insiste en que los connacionales deben ser juzgados porque ingresaron a Chile para delinquir.

---

Martínez: No se debe pretender abanderar la detención

El ministro de la Presidencia, René Martínez, dijo que pretender abanderar el tema de la detención injusta de los nueve bolivianos no es una salida positiva porque se puede observar interés político de por medio, en referencia al ofrecimiento que hizo el expresidente Jorge Tuto Quiroga, de viajar a Chile para visitar a los connacionales.

Señaló que en la diplomacia chilena hay miradas contradictorias y diferentes sobre este tema, por ello es que hay apoyo de congresistas y de la Iglesia Católica.

“Como Estado tenemos que apelar a la reciprocidad de Chile como lo hicimos con Brasil y otros países en diferentes circunstancias, y la reciprocidad permitirá que se haga una nueva lectura de lo sucedido”, dijo la autoridad.