La Fiesta Mayor de los Andes en el umbral de la entrada

Foto: Carlos Barrios
La imagen del señor Jesús de Gran Poder vestido con el nuevo manto que estrenará mañana en la fastuosa entrada.

 

Por: Diego Ponce de León M.

La fastuosa entrada de la festividad del Señor Jesús del Gran Poder está a menos de un día para ser vislumbrada una vez más en la ciudad de La Paz. 

Es una fiesta en la que se pone a prueba todo el trabajo que realizaron los pasantes de la gestión 2017 de las fraternidades a lo largo del año, además de la fe y devoción que demuestran los danzarines con la coordinación de pasos, alegría y elegancia cuando recorren el trayecto.

Los espectadores se darán cita este sábado para observar el impresionante despliegue de miles de folkloristas, entre músicos y bailarines, sobre un recorrido trazado inéditamente.

RUTA 

El punto de concentración estará en la calle Baptista, seguirá por la Tumusla hasta la Av. Buenos Aires, continuará por la Vicente Ochoa y doblará por la calle Antonio Gallardo para proseguir por la Illampu. Atravesará la plaza Eguino para unirse a la Pando y girar en U por la avenida Montes, continuar por las avenidas Mariscal Santa Cruz, Camacho y Simón Bolívar para desembocar en el parque Roosevelt. 

Dos palcos oficiales estarán a la altura de la plaza Camacho, frente a frente, y en todo el recorrido habrá 45 cortes de ruta, que serán controlados por 200 efectivos policiales en turnos. Para esta versión se previeron baños públicos, con el fin de mejorar las condiciones de salubridad entre la ciudadanía.

Falta muy poco para la Fiesta Mayor y ninguna de las instituciones folklóricas pierde protagonismo, como la morenada Señorial Illimani, que el jueves en la noche presentó los vestidos que usará en la ocasión. El preste mayor, Raúl Muller, no se quedó atrás, él y su familia cambiaron el manto de la imagen del Santo en el templo del Señor Jesús del Gran Poder.

TESTIMONIOS

Don Thomás Quisbert, fundador de los Catedráticos, reveló que en 2004, cuando estaba a puertas de refundar su fraternidad, se le apareció el Tata de Gran Poder vestido de traje y le dijo que le ayudaría en todo.

“El Tatita se apareció un día frente a mí, de traje, y me dijo que siga adelante, que me apoyaría y me ayudaría en todo. En ese momento construía mi casa, y así la terminé sin dificultades”, aseguró Quisbert.

Andrea Quispe, una bordadora de polleras que trabaja años en ese campo, heredó las tareas que emprendió con su esposo, Tomás Choque, en la tienda Bordados Kollasuyo. 

Ella se dedica desde hace más de 30 años a confeccionar trajes de kullawada. “Para confeccionar dos trajes (una pareja) tardo una semana, siempre que tenga una ayudante”, dijo la experta. 

En esta danza, que es una alegoría a los hilanderos, se diseñan las prendas con aguayo y se importa pedrería, hilos y demás accesorios desde Checoslovaquia. “Son trajes de primera, reconocidos por los propios bailarines que vienen a mi tienda y bailan en la entrada”, comentó.

UNA DEVOTA DE CORAZÓN

Tiene 22 años de edad y cursa el tercer año de  Derecho en la Udabol. Su fe en el Señor del Gran Poder la llevó a prometer bailar mañana dos veces, la primera a las 07.30 junto a la morenada Plana Mayor y la segunda a las 18.00 con la Sociedad de Morenos La Paz Maravilla del Mundo.  

Es miembro de Doble Vía, bloque que cuenta con bailarinas y bailarines jóvenes y devotos. En su recorrido por esta fiesta atestiguó muchos milagros, y eso, según ella, la acerca más a la fe, que no le deja sentir cansancio ni dolor en los pies. 

Este año tiene un propósito especial y personal, además de estar segura de ser escuchada.  “Mi papá está en terapia intensiva hace dos meses y confío en que el Señor del Gran Poder me va a hacer un milagro”, sostuvo la bailarina que realizará un recorrido doble. “Creo mucho en esta imagen porque me sacó de muchos aprietos, y mientras pueda voy a seguirla, aunque signifique ensayar con más

dedicación, olvidarme de ciertas cosas y hasta a veces abandonar un poco a mi familia”, añadió Sandra Espinoza, quien a veces se viste de china y otras de chola.

LA OFERTA GASTRONÓMICA ES ÚNICA

Desde una pequeña gelatina hasta un consistente plato criollo se puede encontrar en la fastuosa entrada folklórica de los paceños, actividad que genera un importante movimiento económico.

Este sábado, las calles de la zona oeste y centro de la ciudad de La Paz se inundarán de bailarines y músicos, así como de vendedores ambulantes que ofrecerán una variedad gastronómica a la gente.

Ají de fideo, fricasé, ranga, lechón al horno, pollos a la broaster, milanesas, choripanes, sándwich de chola o anticuchos son algunas de las ofertas que más se consumen en la tradicional fiesta patronal.

El valor monetario de estos productos oscila entre Bs 10 y Bs 40, de acuerdo a su consistencia, preparación y si el punto de venta es fijo o móvil. 

La venta de productos alternativos como las hamburguesas vegetarianas también está garantizada para la ocasión.

Existe una especie de amnistía para los comerciantes ambulantes que se dedican a la venta de alimentos, al no existir una regulación que excluya la participación de este sector de la población.

CURIOSIDADES

Los domingos, gran parte de los fraternos vuelve a realizar un recorrido que parte desde temprano del Puente Topáter hasta llegar a la Iglesia del Gran Poder. 

Luego se dirigen a sus locales para organizar la Diana, que se produce entre las 02.00 y 04.00 en las principales calles de la zona Max Paredes.

Las telas que las damas de pollera utilizan en sus paradas (trajes para cada ocasión) se renuevan constante y periódicamente para lucirse en la entrada. Lo que buscan las cholitas es destacar y ser el centro de atención de las miradas de los asistentes. 

Sin embargo lo imperante en la confección de estas vestimentas son los pequeños detalles, que se realizan con un puntilloso trabajo.

El gasto que hace una persona en los trajes, accesorios, cuotas para las fiestas y otros puede alcanzar cifras de hasta cuatro dígitos.

Varios miembros de una familia se adscriben juntos en una fraternidad y bailan por una creencia en común, lo que reafirma los lazos entre ellos. 

Los antiguos fraternos sostienen con firmeza la fe en el Señor Jesús de Gran Poder, que cumple con las promesas y realiza milagros.

GRADERÍAS

Las graderías que se arman a lo largo del recorrido de la entrada del Gran Poder tienen una demanda alta, ya que la población gusta mucho de esta manifestación cultural.

Los precios de los puestos están valorados de acuerdo al lugar donde se posicionan estas infraestructuras, sin embargo son accesibles para todo bolsillo.

De acuerdo con información extraoficial, un espacio individual puede variar entre Bs 10 hasta más de Bs 100.

También existen empresas que, con un permiso especial, lograron acomodarse en algunas partes privilegiadas de la ruta oficial y ofertan paquetes especiales con un valor más alto.