Tiquipaya mostró la unidad de los pueblos

Foto: Jorge Mamani
Diversidad de productos se ofertaron en Tiquipaya.

Roberto Medina Buezo

Ciudadanos chilenos, argentinos, paraguayos, peruanos, bolivianos, entre otros, demostraron una vez más que la unidad de la región es posible y que las fronteras solo las hacen los gobernantes y empresarios transnacionales, cuyos intereses capitalistas van en contra de los principios fundamentales de convivencia y derechos humanos. 

“Me siento feliz de haber convivido cuatro días con mis hermanos sudamericanos en Tiquipaya. Ahora el mundo sabe que la unidad es posible mientras haya intereses comunes”, aseguró Lucrecia Avilez, representante de los movimientos sociales de Perú.

Calles, plazas y avenidas del municipio de Tiquipaya, Cochabamba, se abarrotaron de hombres, mujeres y niños de diversas nacionalidades en su afán de llegar lo antes posible al coliseo de la Universidad del Valle para estar presente en la clausura de la Conferencia Mundial de los Pueblos ‘Por un mundo sin muros hacia la ciudadanía universal’, luego de dos jornadas de hermandad en las que se habló de  la situación de los migrantes en el mundo y las alternativas para dejar de lado las fronteras.

Si bien el evento duró dos días (martes y miércoles), al menos fueron cinco, desde el domingo, que la dinámica del diario vivir en la Llajta se vio alterada por la presencia de más de 4.000 personas, entre líderes mundiales, expresidentes, activistas y dirigentes de distintas organizaciones que acudieron a la convocatoria del presidente Evo Morales.

Cerca de las 09.00, la gente empezó a llegar al campus universitario y se dio modos para distraerse un poco, puesto que el acto central se inició a las 16.30.

Charlas, debates, música  hasta algunos partidos de fútbol de salón entre los miembros de las delegaciones alegraron la calurosa jornada valluna mientras los comerciantes ofrecían diversos productos.
“Ojalá pueda haber más eventos como éste porque ganamos siempre un poco más. Acá las máximas ganancias son del comercio y estos días con seguridad nos fue bien porque vino mucha gente”, señaló Mario Quispe mientras ofertaba algo de la gastronomía cochabambina.
Vendedores de comida, refrescos, helados, fotografías y diversos artículos referentes a la Conferencia de los Pueblos se entremezclaron con los asistentes mientras esperaban el discurso final del evento internacional.

Dentro del campus universitario, las personas que llegaron desde temprano buscaron el cobijo de los árboles para evitar los rayos del sol mientras degustaban la comida que trajeron.

“Un choclito con queso es suficiente para calmar nuestra hambre hasta que acabe la cumbre”, señaló Ricardo Almaraz, quien con su esposa y sus dos hijos de nueve y siete años esperaban que las puertas del coliseo se abran para buscar el mejor lugar.

Desde las 13.00, los grupos musicales y los bailarines que amenizaron el acto de clausura ultimaron detalles para que su participación sea exitosa.

Las autoridades y demás personalidades que participaron en las cinco mesas de debate retornaron de a poco luego de su almuerzo y empezaron a pulir las conclusiones.

La jornada culminó alrededor de las 19.30 y los asistentes aseguraron que en sus países continuarán promoviendo la unidad.

  • Representantes de al menos 30 países estuvieron presentes en Tiquipaya para reafirmar los lazos de hermandad más allá de las fronteras

“Se ha demostrado la unidad de los pueblos. Esperemos que posteriormente haya mejores alianzas entre pueblos hermanos frente al capitalismo”.

Auberto Gonzales
Activista paraguayo por los DDHH

“Las fronteras las inventaron los que quieren dividirnos por todos los medios con muros y diferencias étnicas e ideológicas”.

José Ariza
Casa de los Pueblos de Ecuador