“Feliz retorno a su patria”

Foto: Cambio
Los familiares aguardaron desde la madrugada a los nueve funcionarios.

 

Cambio / Pisiga

El frío se sentía en la piel, pero no en ellos, pese a tener una ropa liviana, la misma que lucieron en la audiencia de juicio abreviado, el 21 de junio, cuando la jueza Isabel Peña los condenó a una pena de 3 años y un día de presidio como autores de los delitos de robo con intimidación y violencia, les fijó una multa de cerca de 50.000 dólares por el delito de contrabando y ordenó su expulsión de Chile.

Pero ya no tenían las esposas en las manos ni en los pies, eso sí, la custodia de un grupo de efectivos de la Policía De Investigaciones (PDI) de Chile, que los trasladó hasta el punto fronterizo de Colchane para hacer efectiva la orden de la jueza.

En el lado boliviano, en Pisiga, los familiares de los funcionarios con carteles en mano y leyendas como “Feliz retorno a su patria” y “Bienvenidos”, un grupo de periodistas, la viceministra de la Gestión Institucional y Consular, María del Carmen Almendras, y la cónsul general de Bolivia en Chile, Magdalena Cajías, aguardaban ansiosos desde las 04.40.

La llegada de los connacionales a la frontera fue anunciada para las 08.30, sin embargo a las 07.54 y cuando los primeros rayos del sol caían en la zona fronteriza apareció la caravana de camiones de la PDI que trasladaba a los dos militares y siete funcionarios aduaneros.

Sus familiares corrieron hacia las rejas metálicas que dividen a ambos países y trataban de divisar a sus seres queridos

Ni bien los vehículos cruzaron a territorio boliviano, sus familiares corrieron a su encuentro. Uno a uno empezó a bajar con evidente nerviosismo mientras sus ojos buscaban con desespero a sus padres, madres, hermanos y demás parientes a los que no habían visto desde el 19 de marzo, cuando en un operativo anticontrabando fueron arrestados por carabineros chilenos.

Abrazos interminables, llantos, caricias y agradecimientos a Dios conmovieron a periodistas, autoridades de Gobierno, viajeros y a otros turistas que presenciaron el emotivo recibimiento.

“Papito, hijito”, le dijo Sara Rada a su hijo Karl Luis Guachalla Rada, quien corrió a sus brazos.

“Mamita, ya no sufras, ya he vuelto”, le respondió entre lágrimas Karl.

El otro funcionario aduanero Brian Leandro Quenallata Méndez buscó entre la aglomeración a sus padres, Constancio Quenallata y Basilia Méndez, quienes el 30 de abril sufrieron humillaciones por su origen indígena en la cárcel de Alto Hospicio.

Cuando se encontraron, los tres se dieron un abrazo interminable mientras las lágrimas no dejaban de brotar de sus ojos.

La prensa trató de captar algunas impresiones de los nueve connacionales, pero ellos con amabilidad se excusaron porque sus sentimientos les pedían estar junto a sus seres queridos. Las opiniones, relatos y testimonios tendrían que esperar unas horas más.

Los funcionarios del PDI se quedaron en la frontera, y en territorio boliviano sus custodios fueron sus familiares, quienes formaron una columna para llevarlos al bus que los trasladaría a la sede de gobierno.

A las 08.30 ingresaron a las oficinas de la Aduana para desayunar. Los nueve compatriotas, junto con sus familiares y algunas autoridades del Gobierno, disfrutaron de una taza de café, jugos y pan, pero antes entre todos se tomaron de las manos y agradecieron a Dios por permitirles estar otra vez juntos.

El cansancio de cada uno de ellos desaparecía de a poco mientras que las sonrisas se dibujaban en sus rostros.

Más de uno dijo que ése fue el desayuno más delicioso que había tenido la dicha de compartir junto a sus familiares y sus nuevos “hermanos”.

Unos 45 minutos después, los nueve y sus familias abordaron el bus que los transportó a La Paz no sin antes agradecer al Gobierno y a la prensa que estuvo con ellos desde el primer día de su injusta detención.

Bienvenidos

El presidente Evo Morales saludó por su cuenta de Twitter el retorno de los connacionales al país.

Afirmó que “la llegada de los 9 llena de alegría a los bolivianos y nos da fuerzas para luchar por nuestras justas reivindicaciones #MarParaBolivia”.

En otro mensaje, el Jefe de Estado señaló que “ahora estamos completos” y que “el mundo ya sabe la verdad. El gobierno chileno no podrá ocultar la realidad #Los9SonInocentes”. 

“Nuestros 9 hermanos nos enseñan que con la verdad y la dignidad se derrotan la mentira y la arbitrariedad. Bienvenidos a su patria”, expresó el presidente Morales en su cuenta @evoespueblo.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Morales denuncia venganza de Chile y afirma que Bolivia está más fortalecida

El presidente Evo Morales afirmó ayer que la venganza que aplicaron algunas autoridades de Chile contra los nueve funcionarios bolivianos que combatían el contrabando no daña al país, por el contrario da más fuerza para volver al mar con soberanía.

“Esta venganza de algunas autoridades no nos hace daño, aunque han perjudicado a los nueve hermanos”, indicó Morales durante su discurso en la entrega de la unidad educativa del kínder María Alborta, en el municipio de Sacaba, Cochabamba.

Los nueve connacionales retornaron ayer al país luego de permanecer durante 100 días en Chile, tras ser detenidos el 19 de marzo en la frontera cuando cumplían un operativo de lucha contra el contrabando.

“Por fin retornaron, estamos felices”, expresó el Jefe de Estado, y afirmó que este hecho “nos da más fuerza para seguir unidos luchando para que Bolivia vuelva al mar con soberanía”.

Morales señaló que este hecho se debió tratar como un incidente fronterizo más que se presenta entre Bolivia y Chile, y al igual que en anteriores casos.

Refirió que en el pasado, cuando carabineros e incluso ciudadanos chilenos ingresaron de forma irregular a territorio boliviano, éstos fueron detenidos y devueltos de manera inmediata.

De esa manera también se procedió en incidentes que se presentaron con países como Brasil y Argentina, porque “no hay una línea trazada para saber” con exactitud el lugar en el que termina el territorio de uno u otro país.

“Habrá hitos, pero de hito a hito no hay una línea trazada”, enfatizó.

Por su cuenta de Twitter, el Jefe de Estado señaló que los nueve “hermanos son inocentes, la detención carcelaria y alimentación precaria no había sido gratis. Pagamos al Gobierno chileno $us 50.000”

Morales señaló que con este tipo de acciones algunas autoridades de Chile están haciendo mucho daño al pueblo chileno, que siempre apoyó el derecho marítimo boliviano.

“Estos hechos nos deben llamar a la reflexión para estar mucho más unidos, organizados porque en La Haya nos va bien, tenemos mucha esperanza y tenemos mucha confianza en los jueces de La Haya para que se repare este daño histórico que viene de 1879”, expresó el dignatario de Estado.

El proceso de la demanda marítima se encuentra en la segunda ronda de alegatos escritos. Chile tiene hasta el 21 de septiembre para presentar su dúplica, con la cual responderá a la réplica boliviana entregada a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) el 21 de marzo.