¿Y la retardación de justicia?

Laberinto

Gustavo Cortez C.

Editor / Deportes

¿Y la retardación de justicia?

La justicia tarda, pero llega. Hasta que salió el fallo del Tribunal de Justicia Deportiva (TJD) de la Liga. César Farías, el DT del Tigre, ha sido sancionado con dos años de suspensión por haber agredido de hecho a un dirigente de Oriente Petrolero el año pasado.
Se veía venir, pese a las chicanerías a las que recurren los abogados en estos casos. Tuvieron que pasar nueve meses para conocer el castigo. Sí, castigo, porque el señor Farías cometió una falta que la justicia deportiva sanciona.
Puede enojar a los ‘atigrados’ y alegrar a Oriente Petrolero esta resolución. También puede ser perjudicial en los planes que tiene con el DT venezolano la entidad ‘gualdinegra’, pero algo no se puede eludir: hay que cortar de raíz la violencia en el fútbol, y solo se corta con esta clase de medidas.
Farías se sobrepasó en su actitud. Golpeó a un dirigente rival. No le dio un puñete de boxeador ni una patada para noquearlo. No era necesario. Se le fue la mano y debería reconocerlo. No lo hizo antes y tampoco lo hará, eso es seguro.
También es cierto que el castigo no se cumplirá todavía porque el Tigre apelará su caso y éste ‘dormirá’ otro tiempo en el Tribunal Superior de Disciplina Deportiva de la Federación. Así que es probable también que cuando éste salga, Farías ya esté dirigiendo en otro país.
Ojalá el cambio que se pregona en la Federación también ayude a desterrar la retardación de justicia en el fútbol.