Presidente peruano pide juicio justo para exmandatario preso

Policías resguardaron la sede del Palacio de Justicia donde pasaron la noche el expresidente de Perú Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia.
EFE

 

(PL) El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, se declaró hoy al margen del encarcelamiento del exmandatario OllantaHumala y su esposa, Nadine Heredia, y llamó a que sean juzgados en forma rápida y justa.

Tras un acto oficial, el gobernante fue consultado acerca de la prisión preventiva que pesa sobre Humala por 18 meses a la que fue sometido hoy por la decisión de un juez que genera gran controversia jurídica y política, pues es cuestionada por innecesaria y carente de fundamento.

Humala es acusado tras casi tres años de investigaciones del Ministerio Público que no plasman en un juicio, de lavado de activos por recibir, encubrir y manejar discrecionalmente fondos externos supuestamente ilegales para sus campañas electorales de 2006 y 2011.

Entre esos fondos se menciona tres millones de dólares que la empresa brasileña Odebrecht afirma que le entregó por cuenta del Partido de los Trabajadores de ese país, lo que el exmandatario niega y apunta que la legislación peruana no considera delitos los aportes electorales.

Kuczynski insistió en que el gobierno no ha tenido nada que ver en el asunto y que el Ministerio Público, que pidió la prisión preventiva, y el Poder Judicial, que la dispuso, son autónomos.

Indicó que es un día trágico para la familia de Humala y añadió que "espero que haya un proceso rápido, todo el mundo tiene derecho a una justicia eficiente y rápida".

Consideró triste que varios exgobernantes peruanos tengan lo que llamó problemas judiciales y señaló la contradicción de que se combate la corrupción, pero la opinión pública observa que hay aún mucho de ese delito, acotó.

Todos los expresidentes peruanos vivos tienen esos problemas, como Alberto Fujimori (1990-2000), condenado a 25 años de cárcel por crímenes de lesa humanidad y corrupción confesa y cuyo indulto analiza Kuczynski bajo presión del partido fujimorista Fuerza Popular, mayoritario en el parlamento.

Otro exgobernante Alejandro Toledo está prófugo en Estados Unidos y es investigado por lavado de activos y un soborno de 20 millones de dólares que Odebrecht dice haberle entregado a cambio del contrato para una obra vial.

Sobre Toledo pesa una orden de prisión preventiva por 18 meses y un pedido de extradición a Washington, donde radica.

Alan García, exmandatario (1985-90 y 2001-06) neoliberal como Fujimori y Toledo, es investigado en el caso de los sobornos que la empresa brasileña Odebrecht pagó a funcionarios de su último gobierno.

La lista incluye al exgobernante militar (1975-80) Francisco Morales Bermúdez, condenado a cadena perpetua en ausencia por el secuestro y desaparición de tres asilados políticos argentinos en una operación del Plan Cóndor, mecanismo de coordinación y acción conjunta de los regímenes militares de la época.

Morales Bermúdez, de 91 años, vive en Perú, aunque no puede salir del país porque hay una orden internacional para su captura y entrega a la justicia italiana.