“El MAS-IPSP copa el escenario electoral porque su estructura orgánica es el sindicato”

 

Entrevista

César Navarro Miranda - Ministro de Minería y Metalurgia

César Navarro se apartó por unos minutos del trabajo que cumple al frente del Ministerio de Minería y Metalurgia y conversó con Democracia Directa sobre la situación política del país.

Hizo una radiografía de gestión de 11 años y seis meses, además de lo que ocurre a en la región.

Ministro, son 11 años y seis meses de gobierno del presidente Evo Morales, ¿Qué evaluación realiza de esta etapa que usted vivió como diputado y ahora como parte del gabinete de ministros?

Bolivia está viviendo el tercer momento constitutivo de su historia política como país.

El primer momento constitutivo fue la fundación de la República (1825), producto de una lucha libertaria de más de 15 años. El segundo momento emerge de la Revolución de 1952 y el tercer momento el que vivimos. Entonces, no es simplemente un Gobierno que tiene un alto nivel de legitimidad, sino que nuestra gestión es la más exitosa de los últimos 50 años, demuestra con claridad que hemos modificado drásticamente la institucionalidad estatal, económica, social y cultural.

Por un lado, hemos dado un salto cualitativo de la democracia representativa a la democracia participativa. Evo y Álvaro han sido las dos primeras autoridades, en la historia democrática del país, que recibieron credencial de la Corte Nacional Electoral (ahora es Tribunal Supremo Electoral-TSE); antes ni Hugo Banzer, Jorge Quiroga, Gonzalo Sánchez de Lozada, Jaime Paz Zamora o Víctor Paz Estenssoro recibieron credencial como presidentes de la República porque no ganaron las elecciones y eran las minorías parlamentarias las que elegían presidentes.

Se modificó el sentido político de la democracia en Bolivia, y ahora nuestro Presidente le devolvió el valor político al voto de cualquier ciudadano/a porque ahora uno puede elegir al alcalde, gobernador o presidente.

¿Cómo explica el manejo económico que se hizo del Estado?
Debemos valorar de forma positiva que la estabilidad económica no tiene que ser vista como un eje que esté vinculado a la gestión de gobierno, sino que la estabilidad tiene que estar asumida como una política de Estado y, en el caso nuestro, por el acertado manejo de los recursos públicos. Incrementamos la capacidad de inversión de gobiernos departamentales, municipales; incrementamos las reservas y con ellas desarrollamos distintos proyectos de industrialización.

El Gobierno invirtió cerca de mil millones de bolivianos, estamos desarrollando la industria en el país. Todo se hizo con recursos del Banco Central de Bolivia (BCB) y porque el Estado asumió políticas de acción.

Es una política de Estado que ha incrementado las reservas de aproximadamente 1.500 millones de dólares a 10 mil millones de dólares, por tanto la estabilidad se enmarca en una política de Estado.

El tercer elemento es que por primera vez el Estado boliviano está creando una estructura económica estatal.

La base de la economía del Estado Plurinacional está sentada sobre cuatro pilares: los hidrocarburos, energía eléctrica, la agricultura y minería, que son los pies que hacen fuerte a la estabilidad del país.

Los pasos que se dieron no serán borrados por nadie en la historia porque son pasos irreversibles por consolidar la institucionalidad del Estado Plurinacional.

Ministro, hay mucha polémica en sentido de concebir la revolución boliviana por el mismo hecho de que no hubo el tradicional levantamiento de armas. ¿a qué se debe esta particularidad en el caso boliviano?

El neoliberalismo, cuando llega al poder, se instaló a través de la fuerza, no lo hizo a través del voto. Quien gana las elecciones es Banzer y sale Víctor Paz; cuando se dicta el 21060 (29 de agosto de 1985), el 4 de septiembre de 1985, se declara el estado de sitio para acallar la movilización, y para imponer la relocalización y cierre de minas se dicta el segundo estado de sitio en agosto de 1986, además de reprimir la ‘Marcha por la Vida’.

El origen del neoliberalismo es prácticamente la violencia estatal; en cambio el origen de la revolución democrática es la democracia porque Evo llega al poder por decisión del pueblo, no por el acuerdo de políticos profesionales que tenían su fuente de trabajo en el Parlamento. Éste es un elemento vital.

En América Latina y el mundo, paulatinamente la democracia ha ido asumiendo como un patrimonio sustantivo de organización en las sociedades, es decir, cuando nosotros decidimos llegar al gobierno por la vía democrática, movimientos en Perú, Colombia, El Salvador tenían la tesis armada como la forma política para llegar al poder.

Los momentos históricos tienen sus características, y la democracia es asumida como un patrimonio de los latinoamericanos, por eso hoy en día no vamos a encontrar conspiración vinculada con los golpes militares, hoy los golpes están vinculados a los parlamentos o a los golpes mediáticos; el ejemplo es Paraguay, Brasil y Honduras. Ya no son militares disparando, sino el Parlamento destituyendo. La elección de la autoridad por voto ha sido confiscada por los políticos profesionales.

Ganar las elecciones de 2005 fue modificar la correlación de fuerzas en el país, pero el referendo revocatorio de 2008 definió quién es el titular de la democracia en Bolivia y por eso nuestro proceso se caracteriza por la vía democrática.

Ministro, ¿hay un declive de los países de izquierda en la región? ¿Cuál es la lectura que tiene al respecto?
Creo que se tuvo la década grande y de oro en Latinoamérica y será la más hermosa que vivió porque creó institucionalidad de carácter continental, consolidó la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) sin Estados Unidos y Canadá, es haber creado dos instituciones de carácter continental que nos han puesto a la altura de otros escenarios institucionales diplomáticos porque la Organización de los Estados Americanos (OEA) era y es un juego donde los actores diplomáticos jugaban y juegan en función de lo que decía la Embajada norteamericana. En cambio, con la llegada de Hugo Chávez (†), Rafael Correa, Daniel Ortega, Lula Da Silva, Cristina Fernández, Evo Morales, Tabaré Vázquez o Fernando Lugo se ha modificado de tal manera porque se ha creado una nueva institucionalidad en el continente, y eso es un hecho muy importante porque los latinoamericanos estábamos destinados a ser el furgón de cola que iba a votar a la OEA, en cambio hoy en día tenemos otro escenario altamente importante y que tiene un peso sustantivo en la economía.

No hay que olvidar que Chávez se convierte en el articulador importante de América Latina y por eso Estados Unidos define su derrocamiento. Pero la concepción anticolonial de la revolución continental está simbolizada en la imagen y discurso de Evo porque representa la visión descolonizadora a nivel mundial, no hay otro presidente de la envergadura de Evo que tenga esa imagen descolonizadora.

Desde el punto de vista geopolítico, Estados Unidos ha lanzado todos sus misiles ideológicos, culturales y financieros para derrotar al comandante Chávez y la revolución bolivariana.

En el caso nuestro apunta toda su artillería para anular a uno de los líderes más importantes que interpela a la sociedad mundial en su conjunto porque tiene que ver con la cultura, medioambiente o la Madre Tierra; tiene que ver con modificar la lógica de valoración sobre la civilización capitalista.

Lo que ha ocurrido en Argentina y Brasil son expresiones de fracaso impulsadas por la Embajada norteamericana.

¿Cuáles son las limitaciones del proceso de cambio en 11 años de gestión, las debilidades que aprovecha la oposición?
Creo que una debilidad que tenemos es que no fuimos especializando en estos años una burocracia técnica departamental y municipal ¿Qué quiero decir? El presidente Evo ha impulsado proyectos sustantivos que han modificado la economía y los patrones de organización productiva, simbólica y cultural que tenemos en el país, pero simultáneamente alcaldes y gobernadores no tienen una concepción de transformación y construcción de una nueva institucionalidad. Hay muchos gobernadores que se comportan como prefectos y hay muchos alcaldes, electos por voto popular, que actúan como alcaldes de la participación popular.

Tenemos administradores de los recursos públicos, y es un déficit que tenemos no haber impuesto visiones estructurales departamentales y paralelamente no haber logrado especializar a nuestras propias burocracias técnicas.

Son las gobernaciones y municipios que manejan un importante porcentaje de la inversión pública del país, y si no tenemos profesionales que construyan la visión, que construyan institucionalidad, prácticamente has entrado en una actitud pasiva y a quitar el valor político a la condición de autoridad electa.

Otro déficit es que no se impulsó una propia institucionalidad política dentro del MAS-IPSP, es otra debilidad, porque ser militante del instrumento político no es en cada campaña ponerse una polera azul caminando las calles, sino principalmente cómo a nivel de gestión pública, de militancia y dirigentes sociales implementamos en políticas públicas la concepción y visión que tenemos. Eso tenemos que superar porque no creo que en los próximos 500 años tengamos otro líder como Evo, porque él interpela y cuestiona, por eso recibe apoyo de la gente.

El Palacio de Gobierno es una maestranza donde vas a producir y trabajar, donde lo vez a Evo desde las cinco hasta la una de la mañana del día siguiente reunido con ministros, diplomáticos, empresarios, dirigentes o sectores sociales. Ahí se construye país y no se vende imagen. Evo logra interpelarte, cultural, ética e ideológicamente porque logró reunir a la izquierda. Esa es la fortaleza del proceso revolucionario.

¿Es necesario renovar     cuadros?
Estamos despreciando a muchos cuadros. Si este proceso no tuviera a la organización sindical no se podría cambiar cada cinco años el 90 por ciento de la Asamblea, el 95 por c.iento de concejales, el 90 por ciento de asambleístas departamentales y el 80 por ciento de gobernadores. Es imposible. Nosotros copamos el escenario electoral, no porque el MAS-IPSP está en cada municipio, sino la estructura orgánica es del sindicato.

Cuando se derrumba la derecha en 2003, ésta desaparece y trata de sacar la cabeza a través de agrupaciones ciudadanas. Quién logra ocupar ese lugar de la derecha es el MAS-IPSP, pero organizado estructuralmente a través de sindicatos. Entonces, no se puede entender este proceso democrático independientemente de los sindicatos, de las organizaciones indígenas originarias campesinas.

Muchos que fueron autoridades ahora no lo son, y ser dirigente es la construcción de una cultura política.

Ver a Evo, escuchar reunirse, hablar, decidir desde las cinco hasta la una de la mañana es parte de una cultura política que ha desarrollado particularmente en el sindicato.

Hacer un acta, escuchar, deliberar, y a pesar de la investidura tiene ideas de horizontalidad con sus propios compañeros. Evo está marcando un estilo de vida política y liderazgo estatal.