El bowling lucha por ser más atractivo y tener más adeptos

El Rock’n Bowl, un lindo escenario que está en el MegaCenter de Irpavi, en la zona Sur de la ciudad.
Carlos Barrios

La Paz / Julio Céspedes

El bowling se practica en La Paz hace más de cuatro décadas, pero pese a que está vigente tanto tiempo no tiene muchos practicantes, algo que se espera que cambie.
“No es un deporte conocido ni muy practicado en La Paz, pese a que se juega desde la década del 70, pero esperamos que las personas se acerquen a esta disciplina y de esa manera haya una masificación”, dice Federico Butikofer, presidente de la Asociación de Bowling de La Paz.
Actualmente, se la practica en las instalaciones del MegaCenter, que se encuentra en la zona de Irpavi. Hay una pista en el tercer piso.
“La primera instalación del se la tuvo en la avenida Arce, después se jugó en el Club de La Paz (zona central), en el club Alemán (Achumani) y en una pista que se tenía en la calle 21 de Calacoto, y hace siete años se tiene el Rock’n Bowl en el MegaCenter”, cuenta el dirigente.
Señala que unas 70 personas, desde niños de 6 años hasta personas de más de 60 lo practican, aunque algunas de ellas lo hacen esporádicamente. “Solo unas 40 personas juegan habitualmente”, indica. 
Una de las razones por las que tiene pocos practicantes es el costo que representa hacerlo. “Por un lado está el costo de las bolas, que oscila entre 160 y 350 dólares, y también están las zapatillas, que tienen un precio de entre 30 y 150 dólares, en ambos casos de acuerdo con las características”, señala Butikofer.
Las zapatillas tienen un paño en la suela que permite resbalar en el piso al momento de hacer el lanzamiento.
Una bola pesa entre 6 y 16 libras. “Los niños practican con las bolas de 6 libras y conforme van creciendo juegan con las de más peso. Los jóvenes y mayores utilizan bolas de 9 a 16 libras”, comenta el dirigente. 
En el caso de los jugadores de la categoría mayores, el peso corporal como la fuerza y destreza que cada deportista tiene hace que juegue bowling con determinada bola. “Un jugador puede jugar con una bola de un peso y otro con una bola de otro peso”, señala.
Para jugar “se requiere de mucha concentración, pero también se puede decir que este deporte tiene algo de ciencia porque actúa la Física, pero también se tiene que tener mucha técnica”, sostiene Butikofer.
Entre otras características, un jugador de boliche, como también se llama a esta disciplina, debe tener habilidad, puntería, algo de suerte y mucha perseverancia.
A eso se suma la repetición. “Un lanzamiento debe practicarse una y otra vez, sea para perfeccionarlo como para corregir alguna falencia”, comenta Butikofer, quien además de dirigente sigue siendo jugador.
Una pista consta de 10 carriles. En cada carril hay 10 pinos que deben ser derribados en uno o dos lanzamientos.
Como anécdota, Butikofer cuenta: “Cuando comencé a jugar, en una ocasión la pista estaba sucia y eso provocó que me trabe y caiga aterrizando hacia la pista”.

Agujeros y aceite
Una bola de bowling tiene tres agujeros para que puedan ser sujetados por el jugador. Así también se coloca aceite para que la bola pueda correr bien en el carril.

--

Irpavi tiene una linda pista de juego

En infraestructura, la pista de bowling que se tiene en la ciudad de La Paz es de lo mejor en el país, de ahí que es la principal opción para que acoja la competencia de esta disciplina de los Juegos Deportivos Sudamericanos Cochabamba 2018.
“En Cochabamba no hay una pista que tenga las condiciones para que se lleve a cabo el torneo de los Juegos Sudamericanos, de ahí que La Paz sería la subsede para este deporte, estamos a la espera de la confirmación de parte de la Federación Boliviana de Bowling”, comenta el dirigente Federico Butikofer.
En lo que respecta al aspecto deportivo, en La Paz se cuenta con el entrenador venezolano Richard León, quien imparte instrucción a niños, jóvenes y mayores.
El bowling se juega de manera individual, por parejas, tripletas, cuartetas, quintetas y sextetas, tanto en damas como en varones.
Para jugarlo se necesita ser ordenado y metódico, según Butikofer, quien añade que cada deportista define las horas de entrenamiento de acuerdo con su disponibilidad de tiempo. “Algunos practican todos los días y otros menos días”.