Nuevos delitos penales

El proyecto de ley del Sistema Penal Boliviano que se discute en la Comisión de Constitución de la Cámara Baja incorpora sanciones, nuevas hasta ahora, como el uso ilegal de material nuclear, crímenes contra la economía plural, el contagio de enfermedades incurables, manipulación genética, homicidio piadoso, separatismo e ilegal convocatoria de procesos electorales.

El documento de análisis parlamentario no solo reúne delitos penales como el genocidio, crímenes de lesa humanidad y de guerra, tráfico de personas, reducción a servidumbre, feminicidio y, entre otros, secuestro, sino también incorpora sanciones por el uso ilegal de material nuclear, crímenes contra la Madre Tierra y la economía plural,  contagio de enfermedades transmisibles incurables, manipulación genética, homicidio piadoso, separatismo e ilegal convocatoria de procesos electorales.

Las  normas penales  con antigüedad de 15 y 40 años no responden a la realidad actual y a los valores constitucionales y, por tanto, ya no contribuyen a la construcción de una sociedad justa y armoniosa.

La ineficiencia del actual sistema se refleja en datos de la Dirección General de Régimen Penitenciario: de 15.056 personas recluidas en las cárceles bolivianas el 67,83% no tiene sentencia, y el 82% no tiene instrucción escolar o son solo bachilleres, lo que configura un modelo que castiga la pobreza.

Por otro lado, los registros oficiales del Consejo de la Magistratura indican que la burocracia deja en desatención e injusticia a 254.737 causas (90.93%). De ellas,  solo 25.410 (9,07%) logran ser resueltas por alguna salida alternativa: conciliación, suspensión condicional del proceso, procedimientos abreviados. La retardación de justicia es otro de los problemas centrales. Procedimientos ineficientes que estimulan la corrupción y la chicana, perpetúan la injusticia y la impunidad, indica el texto del proyecto.                                                                                                                     
Emergente como mandato de la Cumbre Nacional de Justicia  de junio de 2016, el proyecto del Sistema Penal es instaurar un sistema con enfoque restaurador.