Empresas latinas auguran un mejor crecimiento

Foto: Internet
La industria automotriz de América Latina crece con el aumento de la demanda.

América Economía

Nueve de cada 10 directores generales, o CEO, de América Latina (89%) confían más en las perspectivas de crecimiento de sus propias empresas hacia los próximos tres años, en comparación con el promedio global (83%).

En relación con sus propios países, los encuestados se muestran más optimistas en el panorama del siguiente año que para los próximos tres (82% dijo estar mejor confiado para los próximos 12 meses; 70% siente lo mismo sobre los siguientes tres años), según el estudio ¿Confianza o autocomplacencia? realizado por KPMG International, red global de firmas profesionales que proveen servicios de Auditoría, Impuestos y Asesoría.

De acuerdo con Pedro Melo, socio director general de KPMG en Brasil y Sudamérica, los líderes de negocios esperan cambios positivos a corto plazo, pero confían menos en las implicaciones a largo plazo. Como ejemplos, Melo destaca el acuerdo de paz en Colombia; las nuevas perspectivas de relación del Gobierno argentino con antiguos aliados; las promesas positivas del nuevo Gobierno peruano, y las reformas políticas positivas para los negocios en Brasil. También identifica el aumento de la inflación como un motivo para que los directivos de algunos países sean menos optimistas en cuanto a las perspectivas para los próximos tres años: “Cuando se tiene inflación es mucho más difícil lidiar con el largo plazo”, enfatizó.

El estudio señala que los CEO de América Latina tienen expectativas para el crecimiento de sus propias empresas más modestas que las de sus homólogos globales. El 81% de los participantes de la región confía en que el crecimiento de sus empresas será de hasta 2% anualmente en los próximos tres años, mientras que el 41% de los consultados a nivel global esperan un crecimiento de hasta 5 puntos porcentuales.

La posibilidad de disrupción es un hecho en América Latina y el mundo. “Hoy más que nunca, dirigir un negocio es desafiar paradigmas y conducir cambios radicales. Tres de cada cuatro CEO en el mundo comparten que su compañía está orientada a ser el disruptor de su sector. Hay varias razones por las que los directores generales tienen este nuevo enfoque, por cambios geopolíticos, económicos y, sobre todo, tecnológicos que están sucediendo en todas las industrias a escala mundial”, afirmó Víctor Esquivel, socio director general de KPMG en México.

Sin embargo, en comparación con el promedio global, los CEO de América Latina están menos preocupados por la disrupción. La encuesta destaca que al 30% le preocupa que su organización esté al día en el desarrollo de productos y servicios, en comparación con casi la mitad (45%) de los encuestados globalmente.

Este resultado refleja el hecho de que los CEO de diversas empresas trabajan con negocios de commodities, agricultura y materias primas, menos afectados por la disrupción. De acuerdo con Charles Krieck, socio director general electo de KPMG en Brasil y Sudamérica: “Es necesario estar preparado para lo nuevo, para lo digital, para la disrupción, sin olvidar que el flujo de ingresos aún depende mucho de los negocios tradicionales”.

La ciberseguridad es menos prioritaria para los CEO de América Latina que para el promedio global. Solo 18 por ciento afirma que su organización está totalmente preparada para un evento cibernético. Esto es menos de la mitad del 42% global. Únicamente el  25% ve la soberanía de datos como tema relevante a nivel del consejo, en comparación con el 41% global.

  • 2 por ciento de crecimiento anual registrarían las empresas de la región latina.
  • 89 por ciento de los encuestados augura un mejor crecimiento para sus empresas en la región.