La economía con buenos augurios

Las señales que emiten los mercados son buenas y animan las expectativas para que Bolivia alcance una vez más la proyección de crecimiento económico del 4,7% en el presente año. Un contexto internacional con mejores esperanzas de crecimiento y una mejora en los precios de las materias primas que exporta la región es lo que observa la Comisión Económica para América Latina (Cepal) en un informe que dio a conocer transcurridos siete meses del año. 

En el documento denominado Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2017, que analiza los desafíos de política para dinamizar la inversión y el crecimiento, se afirma que el crecimiento de América Latina y el Caribe se situará en un promedio del 1,1%, y para el futuro alienta la esperanza de avanzar con medidas de política fiscal para promover la inversión pública y privada. 

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva del organismo dependiente de Naciones Unidas, recomienda “acompañar estas acciones con una política financiera de estabilización del crédito y una política monetaria que apoye el crecimiento de la inversión y que vaya más allá de instrumentos como la tasa de interés”.

El organismo señala que todos los países de la región presentarán tasas positivas de crecimiento en 2017 gracias a una moderada recuperación de la economía mundial, que cerraría el año con un crecimiento de 2,7%, tres décimas más alto que el de 2016, un leve repunte del volumen del comercio mundial (2,4%), y un mayor nivel de precios de los productos básicos, que serían en promedio 12% más altos que los del año pasado. 

Estos datos muestran la tendencia de la economía mundial y corresponden a los análisis previos que hicieron tanto el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas como el Banco Central de Bolivia (BCB) y también confirman los pronósticos efectuados a principios de año. 

Los antecedentes que sustentan el optimismo se manifiestan en el desempeño del PIB de los últimos años. Bolivia lideró el crecimiento económico, mantuvo los niveles de inversión pública, manejó adecuadamente su deuda y también acumuló un colchón financiero en los años de buenos precios internacionales para utilizarlos ante eventos externos adversos.