Oposición e Iglesia en un falso debate

Nuevamente se desató una campaña orientada a desinformar y crear confusión sobre los verdaderos alcances del proyecto de Ley de Protección, Desarrollo Integral y Sustentable del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), en la que participan políticos opositores, organizaciones no gubernamentales, algunos empresarios, exdirigentes indígenas de la región y la Iglesia Católica. 

Algunos medios de comunicación amplifican las versiones de los voceros de esas entidades en un coro que seguramente se mantendrá hasta la aprobación del proyecto de ley en el Senado y su posterior promulgación. Al menos ése es el plan que se percibe luego de una evaluación de lo que marca la agenda política.

El último cuestionamiento político corresponde a la Iglesia Católica. El arzobispo de Santa Cruz, Sergio Gualberti, acusó  al Gobierno por imponer “con prepotencia y sin diálogo” el proyecto de ley que busca eliminar la intangibilidad del Tipnis.

La oposición, la Iglesia y los demás apuntan a dividir a pueblos indígenas y usan la mentira para ese propósito, por ejemplo, se dijo que era una norma para sembrar coca cuando en ninguna parte de la ley se menciona esta posibilidad en áreas protegidas y menos en Beni.

También debe quedar claro que con el proyecto de ley, el Tipnis seguirá siendo parque nacional y territorio indígena, sus habitantes recibirán protección del Estado y atención integral para mejorar sus condiciones de vida.

Al respecto, el artículo 9 del proyecto de ley menciona que las actividades de articulación e integración “que mejoren, establezcan o mantengan derechos de los pueblos indígenas, como la libre circulación, a través de la apertura de caminos vecinales, carreteras, sistemas de navegación pluvial, aérea y otras, se diseñarán de manera participativa con los pueblos indígenas…”.

Lo novedoso e importante de este nuevo período de debate es la revelación que hizo el presidente Evo Morales en sentido de que el proyecto de ley ya no es solo iniciativa del Gobierno, sino de las propias comunidades de esa región, “nos ha sorprendido cómo Conisur, Sécure, Tipnis, las tres subcentrales del Parque Isiboro Sécure” realizaron propuestas (…)”.