Historia íntima de una cobertura emblemática

Gonzalo Jallasi
Autores de la obra al centro de la foto

Jackeline Rojas Heredia

Tres historias, tres percepciones sobre un hecho y la importancia particular que el Che Guevara representó en la vida de tres profesionales del periodismo: Juan Carlos Salazar, Humberto Vacaflor y José Luis Alcázar de la Riva, quienes plasmaron la obra La guerrilla que contamos. Historias íntimas de una cobertura periodística. 
El libro se presentó en la Asociación de Periodistas de La Paz y puede encontrarse en el estand de Plural, en la XXII Feria Internacional del Libro.
“Esta obra reconstruye la historia íntima sobre la cobertura de la guerrilla de Ernesto Che Guevara y de las circunstancias políticas y sociales en las que les tocó realizar su trabajo. La guerrilla que contamos, que aparece a los 50 años de conmemorarse esa experiencia política y militar, es un reportaje que ayuda a comprender las ideas, los métodos y las circunstancias en las que el periodismo realizó, en ese entonces, su trabajo. La competencia en los medios de noticias, el asesinato del Che y otros detalles más”, comentó José Antonio Quiroga, gerente de Plural Editores.
“Yo creo que toda cobertura periodística siempre tiene dos historias: una, la que el periodista escribe para sus lectores, y otra, la que vive para contar. Este libro es el resumen de lo que vivimos nosotros para contar la historia del Che”, son palabras de Juan Carlos Gato Salazar. 
En efecto, se trata de la vivencia íntima que los tres vivieron y sintieron cuando llegaron a Camiri y siguieron los pasos y las pistas tanto al Che como a los militares que iban tras él. 
La obra narra vicisitudes y anécdotas escritas en primera persona, por ese motivo es que los autores la definen como parte de sus autobiografías. 
En 1967 no se contaba con celulares y menos con Internet, los periodistas se desplazaban con una máquina de escribir y un cuaderno de notas. Debían hallar a un telegrafista para enviar las primicias y además conquistarlo con regalos para que acepte enviar amplia información en clave morse o teletipos.
El historiador Robert Brockmann comentó el libro durante la presentación y refirió que la primera parte, escrita por el ‘Gato’ Salazar, es la historia de la cobertura en sí misma en Camiri, la explicación de cómo la captura del francés Jules Régis Debray confirmó lo que pocos sabían, que el Che estaba en Bolivia. A partir de ahí, la “polvorienta Camiri se convirtió en la meca del periodismo mundial con 3.000 periodistas del mundo instalados ahí en 1967”.
La segunda parte revela la “vida marcada” de José Luis Alcázar, el primero en dar la noticia sobre la captura del Che herido porque había seguido a un campesino que lo estaba llevando, secretamente, hacia el líder. Y afirmó Brockmann que Alcázar consiguió cuotas de profundidad y erudición sobre el guerrillero. También se refirió a que pese a los 50 años de la muerte del Che y a la cantidad de escritos que existen sobre su pensamiento, misión, captura y muerte, el hambre sobre el hecho es insaciable y la obra de los tres periodistas presenta tres visiones nuevas que aportan a la eternización de un personaje. Refuerza su idea con las siguientes palabras: “El fantasma pudo más que el guerrillero”.
Vacaflor, destacó también el trabajo de  José Luis Alcázar, quien fue dijo,  “el que estuvo en combate porque entró con las tropas y es el único que puede contar la adrenalina y el miedo a la muerte. Es el periodista que envía el telegrama a radio Fides y luego al diario Presencia, y como corresponsal de la agencia internacional relata al mundo lo ocurrido”. 
Recordó que Alcázar, frente al cadáver del Che, le tomó la mano y sintió un escalofrío porque el cuerpo aún estaba caliente. Narró que el general Villondo llegó ante el cuerpo y le jaló de la barba con la siguiente frase: “¡Por fin caíste! “Son relatos que él ya hizo primero como periodista y luego en el libro que escribió en 1969, Ñancahuazú la guerrilla, que se publicó en México, mientras que  la versión de ahora es la íntima, la personal, la que vivió: su historia”, afirmó Vacaflor.