Mi Teleférico y la BBB lanzan campaña ‘Lectura con altura’

Principales directivos de la BBB y de Mi Teleférico con funcionarios y público.
Foto: Jorge Mamani

 

Jackeline Rojas Heredia / Cambio

La empresa de Transporte por Cable Mi Teleférico y la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia (BBB), dependiente del CIS y la Vicepresidencia, lanzaron el proyecto ‘Lectura con altura’, que propone tres opciones para que el público lea.

El proyecto está dirigido a las personas que se trasladan de una estación a otra y pueden aprovechar para leer libros de su interés.

La presentación de la iniciativa estuvo acompañada por Amaru Villanueva, director del Centro de Investigación Social (CIS), dependiente de la Vicepresidencia; el gerente de la empresa de transporte por cable, César Dockweiler; representantes de la Universidad Salesiana, la Editorial Don Bosco, padres de familia y estudiantes.

En el acto, un grupo de la universidad presentó la danza de kusillos, y los integrantes del coro del colegio Don Bosco interpretaron canciones.

Villanueva ratificó su compromiso para proyectos dirigidos al fomento de la cultura en todas sus dimensiones. Compartió que en ciudades grandes como Buenos Aires, Nueva York o Medellín es habitual ver a personas sentadas en el metro con un libro. “No nos sentiremos derrotados por leer poco, apuntaremos a leer mejor y que se lea en otros espacios en los que la gente no está acostumbrada a ello”, dijo.

El director del CIS informó: “Este año, la BBB llega a la XXII Feria Internacional del Libro de La Paz con casi 25 propuestas, la octava parte de lo que publicaremos como parte de la celebración por los 200 años de Bolivia, en 2025”.

César Dockweiler, de Mi Teleférico, remarcó que el porcentaje de personas que leen en Bolivia es desalentador, poco menos de 10% . Recordó que en países europeos hay incentivos económicos para que jóvenes y niños compren las obras que les interesa.
“Hay una correlación directa entre la población que lee y su desarrollo económico y humano. La lectura tiene que ver con la ortografía, y eso se aprende a través de la lectura, tiene que ver con la creatividad, cuando abrimos un libro nos hace pensar, volar y soñar con esa relación plasmada en las hojas por el autor”, explicó.

Dockweiler mencionó los tres programas que integran el proyecto: uno es ‘Lectura al vuelo’, que consiste en prestarse un libro de la Editorial Don Bosco u otros que se ubicarán en las estaciones para que los usuarios los disfruten y se trasladen cómodamente mientras leen.

 Mencionó que también se tiene el programa ‘descargaT’. “Como la mayoría tiene celular, a través del código de ‘Libros QR’ se puede bajar alguno de los 200 que fueron seleccionados por la BBB para que todos los ciudadanos de Bolivia los tengan en su celular”, dijo.

El tercero consiste en las bibliotecas itinerantes con textos que se colocarán en distintas estaciones, donde se ubicarán los puntos de lectura de la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia.

Con el programa ‘Lectura al vuelo’, el usuario de Mi Teleférico llevará fragmentos de títulos de la BBB de una extensión breve, de manera que tome el ejemplar en una estación, lea en el camino y lo deje cuando llegue a su destino.