Perú ofrecerá facilidades operativas a Bolivia en Ilo

Enapu-SA y ASP-B quieren reimpulsar las operaciones de la terminal portuaria de Ilo, en Perú.
Foto: Mundo Marítimo

Redacción central / Cambio

El convenio firmado entre la Empresa Nacional de Puertos SA (Enapu-SA) y la Administración de Servicios Portuarios-Bolivia (ASP-B) establece en su cláusula sexta brindar facilidades operativas a la carga boliviana en Ilo.

El 8 de agosto en el puerto de Ilo, Perú, los representantes de ambas entidades de administración de puertos, Enapu-SA y ASP-B, Javier Prieto Balbuena y David Sánchez, respectivamente, sellaron el Convenio Marco de Cooperación Interinstitucional.

En el escrito se establece como parte de los compromisos: “coordinar acciones de gestión comercial entre ambas instituciones para promocionar el uso, por parte de los afiliados a la ASPB, de los servicios portuarios en el Terminal Portuario de Ilo y de Enapu-SA para brindar las facilidades operativas que se requieran en la mencionada terminal”.

Al respecto, el gerente de ASP-B, David Sánchez, sostuvo que con el convenio “se proyecta el crecimiento sostenido y paulatino de la carga boliviana” hacia el sur de Perú, particularmente a Ilo, Moquegua, además de Tacna y Arequipa.

En virtud a este acuerdo se pretende mover alrededor de 60.000 toneladas de carga boliviana (30 mil de importación y 30 mil de importación) al puerto peruano.

Sánchez aseguró que para direccionar la carga boliviana, que creció en volumen en los últimos años, es necesario generar condiciones adecuadas, como el hecho de garantizar logística de puerto y transporte terrestre.

“Este convenio está convocando a ambos Estados, de manera técnica, a trabajar en la logística, que es un concepto clave porque se trata de tener la carga suficiente para llenar un barco que llegue hasta el puerto de Ilo y sea atendido en el menor tiempo posible para evitar sanciones”, sostuvo el gerente de ASP-B.

Apuntes

  • El viceministro de Política Tributaria de Bolivia, Jhonny Morales, indicó que Ilo se convierte en una opción más para el ingreso y salida de la carga boliviana, que creció de $us 3.000 millones en 2005 a $us 13.000 millones en 2016, cuyo 55% se mueve por carretera.