Ansia

Pablo Cingolani 
Poeta, escritor argentino

Que sean largos tus confines
Que nunca se angosten
Que la vida  —que es bella—
Te dé lo mejor de su viña
Que no se agrieten tus agostos, Que no se subleven tus marzos
Que cada octubre
Sea verdadero
Y que cada verano
Sea mejor
Sea más pleno
 
¡Ay! De mí
¡Ay! De mis abriles
¡Ay! De mis manos
Que no pueden abrazar al cielo
¡Ay! De esas huellas
Que se vuelven bruma
Que se oxidan
Sin remedio
Cada verano
 
Yo sólo vibro en tus azares Yo solo tiemblo por vos
En tus confines
En cada parto
En cada madrugada
En cada sol que nos alumbra
En toda esa certeza 
Si yo pudiera remediar
El mundo
Este ingrato mundo
Comida les brindaría a los que no comen
A los que padecen hambre, ingratitud, miseria. 
Luego, te brindaría todo el amor que te debo
Luego, todo ese amor que padezco
Lo volcaría hacía ti
Luego, todos juntos, bailaríamos en la playa
Celebraríamos, nos abrazaríamos, como hermanos 
Ésa es mi sed. Ésa es, acaso, mi virtud. Ésa es mi ansia.