Llegarán los hijos del Che

Ernesto Che Guevara
Cambio

 

Cambio
Llegarán a Vallegrande, donde los restos de su padre, Ernesto Che Guevara, fueron encontrados en 1997. Ahí, sus cuatro hijos recordarán los 50 años de la lucha que impulsó en el corazón de Sudamérica.

“Quiero informarles que los cuatro hijos del Che estarán en La Higuera para acompañar los actos, también asistirán algunos vicepresidentes y líderes socialistas latinoamericanos”, anunció el presidente Evo Morales durante la clausura del ampliado ordinario de la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, el sábado en la población de Lauca Ñ, Shinahota, Cochabamba.

Morales informó que movimientos sociales de la región y de otros continentes asistirán en caravanas a las actividades a desarrollarse en Vallegrande los días 8 y 9 de octubre.

Las organizaciones sociales del trópico y de todo el país también se trasladarán hasta ese municipio para acompañar el homenaje a los 50 años de la epopeya del comandante Che Guevara y relanzar la lucha antiimperialista en el mundo.

“Es una concentración contra el capitalismo, por eso quiero verlos allá bien organizados. Ahí vamos a ratificar nuestro compromiso anticapitalista junto a todos los movimientos sociales de América Latina”, expresó Morales, citado en el semanario Kawsachun Coca.

La conmemoración del cincuentenario de la presencia del Che en Bolivia contará con la presencia de autoridades y personalidades internacionales y organizaciones de América Latina.

La ciudad de Vallegrande, en el sureste boliviano, donde el legendario guerrillero argentino-cubano fue exhumado en julio de 1997, tres décadas después de ser fusilado y enterrado en una fosa común, será el escenario de foros, debates, exposiciones artísticas y musicales, entre otras numerosas actividades.

Agregó que Bolivia está en la mira del mundo por los cambios sociales y económicos que vive, porque se pasó de la lucha sindical a la lucha electoral.

El Che
Guevara, oriundo de la ciudad argentina de Rosario, llegó por primera vez a Bolivia en 1953.

En 1955 conoció a Fidel Castro y a su hermano Raúl en México, con quienes entabló amistad y participó en la decisiva batalla de Santa Clara en 1958 y la posterior toma de La Habana en 1959.

En 1966 reapareció comandando una guerrilla en Bolivia, combatió entre marzo y octubre de 1967 y el 9 de octubre de ese año el gobierno nacional anunció su muerte en combate, aunque después se estableció que fue asesinado.

Desde entonces se convirtió en una leyenda revolucionaria y varias generaciones continúan los legados y enseñanzas que dejó.

Sus hijos
Ernesto Guevara se casó dos veces y tuvo seis hijos.

Su primer matrimonio fue con Hilda Gadea (Perú, 1925 - La Habana, 1974) el 18 de agosto de 1955, en México. Gadea era una economista y dirigente peruana del APRA a quien Guevara conoció en Guatemala.

Juntos tuvieron una hija, Hilda Beatriz Guevara Gadea (15 de febrero de 1956 - 1995), quien tuvo un hijo (nieto del Che) Canek Sánchez Guevara, filósofo anarquista.

Luego de su divorcio, Hilda se instaló en Cuba donde desempeñó altos cargos. Escribió un libro sobre su exesposo con el título de Che Guevara: los años decisivos (México: Aguilar Editor, 1972).

Su segundo matrimonio fue con Aleida March Torres el 9 de junio de 1959, en La Habana. March era una militante cubana del Movimiento 26 de Julio de la provincia de Las Villas, a quien Guevara conoció en 1958, cuando desarrollaba su ofensiva final sobre el régimen de Batista, poco antes de la Batalla de Santa Clara.

Juntos tuvieron cuatro hijos: Aleida Guevara March, nacida el 17 de noviembre de 1960, Camilo Guevara March, nacido el 20 de mayo de 1962, Celia Guevara March, nacida el 14 de junio de 1963, y Ernesto Guevara March, nacido el 24 de febrero de 1965. Aleida March preside el Centro de Estudios Che Guevara, ubicado en la casa que compartieron en La Habana.
 

Lunes 11 septiembre de 1967

Día tranquilo. Salieron exploradores hacia arriba por el río y por el arroyo; los del río volvieron al atardecer con la noticia de que muy probablemente diera paso cuando bajara algo más el río y hay playas por donde pueden caminar las bestias. Benigno y Julio fueron a hacer la exploración del arroyo, pero fue muy superficial y a las 12 estaban de vuelta. Ñato y Coco fueron, apoyados por la retaguardia, a buscar las cosas que estaban atrás, pasando el mulo y dejando sólo un costal con las anillas de bala de ametralladora. Hubo un incidente desagradable: el Chino vino a decirme que el Ñato había asado y comido un filete entero delante de él; yo me puse cabrón con el Chino, pues a él le correspondía impedirlo, pero luego de las averiguaciones la cosa se complicó pues no se podía precisar si el Chino había autorizado o no esa acción. Éste pidió su sustitución y volví a nombrar a Pombo en el cargo, pero, sobre todo para el Chino fue un trago amargo. La radio trajo por la mañana la noticia de que Barrientos afirmaba que yo estaba muerto desde hacía tiempo y todo era propaganda y por la noche ofrecía $ 50.000 (4.200 US) por los datos que facilitaran mi captura vivo o muerto. Parece que le dieron un sosegate las Fuerzas Armadas. Se tiraron volantes sobre la región, con las generales mías, probablemente. Reque Terán dice que el ofrecimiento de Barrientos puede considerarse sicológico, ya que es conocida la tenacidad de los guerrilleros y que se preparan para una guerra prolongada. Hablé largamente con Pablito; como todos, está preocupado por la falta de contacto y estima que nuestra tarea fundamental es restablecerlo con la ciudad, pero se mostró firme y decidido, “de Patria o Muerte” y hasta donde se llegue.

Fuente: El Che en Bolivia Documentos y Testimonios Tomo 1 Su diario de campaña