FBF vuelve a La Paz luego de 17 años

César Salinas, candidato a la presidencia de la FBF.
APG

Después de 17 años, la administración del fútbol boliviano pasará a manos de un dirigente de La Paz.

Este viernes 15 de septiembre se llevará a cabo el Congreso Ordinario de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), en Cochabamba, donde se elegirá el nuevo presidente de la entidad. Hay un solo candidato: César Salinas Sinka, de la Fórmula Renovación e Integración.

El último dirigente paceño que presidió la FBF fue Sergio Asbun Yacir en el periodo 1998-2000. Después lo sucedieron el cruceño Wálter Castedo (2000-2006), Carlos Chávez (2006-2015), de Santa Cruz; Marco Ortega (2015-2016), de Potosí; Rolando López (2016-2017), de Cochabamba; Marco Peredo (2017) y Carlos Ribera (2017), ambos de Santa Cruz.

Como dato anecdótico, en el último año, por problemas de interés personal, institucional y hasta regional, tres dirigentes fueron relevados del cargo.

Para terciar en las elecciones se presentaron tres candidatos, de los que dos fueron inhabilitados, Guido Loayza Mariaca, de la plancha Salto al Futuro, y Luciano Negrete de la fórmula Revolución de la Pelota. En ambos casos, sus acompañantes no cumplieron con requisitos que exigía la Comisión Electoral.

La única fórmula habilitada es la de César Salinas.

 

FORMA DE ELECCIÓN
Pese a ser el único candidato, la elección de Salinas como titular de la FBF no está garantiza, porque se deben cumplir ciertos requisitos para la instalación del Congreso y el dirigente debe reunir cierto número de votos para ser elegido.

Según el estatuto de la FBF, el Congreso está integrado por 24 delegados, que se distribuirá de la siguiente manera: 12 de la Liga y 12 de la Asociación Nacional de Fútbol (ANF), cada uno con derecho a voz y voto.

No está definido si los delegados —a uno— del fútbol femenino, fútsal y fútbol playa, participarán, y si lo hacen no tendrán derecho a voz y voto.

El Congreso debe instalarse con la presencia de 16 delegados, es decir, dos tercios. Si no existe el quórum se esperará dos horas para instalar un nuevo Congreso con más del 50% de delegados. En este caso se necesita la presencia de 13 delegados, pero si no se llegara al número requerido se suspende el Congreso por 30 días.

Para ser elegido presidente en la primera votación se necesita dos tercios de votos (16), si no se llega a ese número, en la segunda vuelta se gana con mayoría simple (más del 50%).

Los votos en blanco o nulos, así como las abstenciones, no se incluirán en el recuento.