Carlos Caballero construyó 5 km de tuberías para Misicuni

Foto: Carlos Caballero SRL
El sistema de tuberías para la hidroeléctrica Misicuni.

Redacción central / Cambio

La empresa boliviana Carlos Caballero SRL construyó la tubería forzada de 5 kilómetros (km) de longitud que alimenta de agua la Central Hidroeléctrica Misicuni, ubicada en la localidad Molle Molle, del departamento de Cochabamba, inaugurada el 7 de septiembre por el presidente Evo Morales Ayma.

La compañía informó que concluyó de forma exitosa su participación en el proyecto hidroeléctrico a cargo de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) Corporación. Las tuberías fueron sometidas a pruebas de carga y operación definidas según las normas y códigos internacionales para garantizar la calidad y seguridad de la infraestructura, proceso que fue superado de forma favorable.

El jueves 7 de septiembre, ENDE puso en operación la hidroeléctrica Misicuni que demandó una inversión de $us 142 millones. La planta tiene una potencia máxima de 120 megavatios (MW) que puede cubrir el 50% de la demanda de energía de Cochabamba y hasta 8% del requerimiento nacional.

En ese marco, Carlos Caballero SRL, con 18 años de experiencia en fabricación de recipientes a presión, fue la encargada del diseño y fabricación de la tubería forzada (denominada penstock) para la alimentación de la central, que transporta el agua a altas presiones (desde 16 bar hasta 119 bar) desde el túnel de la represa Misicuni hasta la sala de máquinas donde se encuentran las turbinas para generación de energía.

La planta hidroeléctrica cuenta con tres turbinas, cada de una de 40 MW de potencia.

La tubería tiene diámetros que oscilan entre los 1,8 metros (m) y 2,2 m y una longitud de aproximadamente 5 km. De manera adicional, la empresa fabricó el blindaje de la chimenea de equilibrio, consistente en una tubería vertical de 150 m de altura y 2,6 m de diámetro diseñada para absorber el golpe de ariete —principal causante de averías en tuberías e instalaciones hidráulicas— que puede producirse por la fuerza del agua transportada.

La tubería forzada se instaló en dos tramos: uno subterráneo, que inicia en la represa Misicuni y tiene una extensión de aproximadamente 1,5 km y el tramo superficial de 3,6 km, que fue montado en pronunciadas pendientes de hasta 36 grados de inclinación.

De acuerdo con la empresa Caballero, todas las piezas que conforman el sistema de tuberías fueron diseñadas y fabricadas en Santa Cruz, desde donde fueron transportadas hasta Misicuni para su montaje y puesta en marcha.

El trabajo fue desarrollado por mano de obra boliviana con equipos y tecnología de punta en soldadura. Todo este proceso fue realizado por un equipo profesional y técnico de más de 300 trabajadores, entre fabricación y montaje, bajo estrictas normas de seguridad, calidad, salud ocupacional y medioambiente.

“Fuimos adjudicados (el proyecto) a través de una licitación internacional, compitiendo codo a codo con grandes empresas del exterior, demostrando que en Bolivia contamos con la infraestructura, maquinaria y en especial con la mano de obra calificada para llevar adelante de manera exitosa, con calidad y seguridad garantizada, proyectos de gran envergadura”, manifestó Diego Caballero, gerente general corporativo de Carlos Caballero SRL.